lunes, 10 de febrero de 2014

Escritores y amantes

Y de las cartas entre escritores podemos progresar a las cartas entre escritores/amantes, como fueron, por décadas, Jean-Paul Sarte y Simone de Beauvoir.

Aquí, un fragmento final de una carta desde El Havre, donde Sartre tenía temporalmente una clase a cargo. Con una aclaración: Sartre le decía "Castor" a Beauvoir por el parecido de su apellido con la palabra inglesa beaver, que designa ese animal. 


9 de octubre de 1931
(...) Querido amor mío, no se imagina cómo pienso en usted a todas horas, en todo este mundo de aquí que está lleno de usted. A veces la echo en falta y siento algo de pena (un poquitín), otras me hace absolutamente feliz pensar que el Castor existe y que se compra castañas y sea pasea; su pensamiento no me abandona nunca, mentalmente entablo con usted pequeñas conversaciones. Por cierto, he pensado que debería venir para la fiesta de Todos los Santos. Es un domingo pero casi seguro tendremos el lunes. Y como usted no tiene clase el martes...

2 comentarios:

  1. Las pequeñas conversaciones mentales y cara a cara es lo que permiten el amor entrelazado en las palabras creadoras de nuevos mundos desde la literatura y la filosofía.

    ResponderEliminar
  2. Las pequeñas conversaciones mentales y cara a cara es lo que permiten el amor entrelazado en las palabras creadoras de nuevos mundos desde la literatura y la filosofía.

    ResponderEliminar