viernes, 25 de marzo de 2011

Recuerdo de Roland Barthes

El 25 de marzo de 1980, el escritor, ensayista y semiólogo francés Roland Barthes moría de muerte triste y absurda: era atropellado frente a la Sorbona, la célebre universidad parisina.

Aquí, un fragmento que da cuenta de su constante interés en encontrar libertad en esa creación humana que es el lenguaje, algo solo posible —para él— en la literatura:
"En la lengua, pues, servilismo y poder se confunden ineluctablemente. Si se llama libertad a no solo la capacidad de sustraerse al poder, sino también y sobre todo a la de no someter a nadie, entonces no puede haber libertad sino fuera del lenguaje. Desgraciadamente no hay nada afuera del lenguaje humano: es todo a puertas cerradas. Sólo se puede salir de él al precio de lo imposible: por la singularidad mística (...) o también por el amén nietzscheano (...). Pero a nosotros, que no somos caballeros de la fe ni superhombres, solo nos resta, si puedo así decirlo, hacer trampas con la lengua, hacerle trampas a la lengua. A esta fullería saludable, a esta esquiva y magnífica engañifa que permite escuchar a la lengua fuera del poder, en el esplendor de una revolución permanente del lenguaje, por mi parte yo la llamo: literatura."

1 comentario: