domingo, 6 de marzo de 2011

García Máquez: algunas afirmaciones sobre el oficio de escritor

El 6 de marzo 1928 nace Gabriel García Márquez, o Gabo, escritor y periodista colombiano y Premio Nobel de Literatura en 1982. Su primera novela fue La Hojarasca (1955), luego publicó El coronel no tiene quien le escriba (1961), La mala hora (1962), Los funerales de Mamá Grande (1962) y la novela que lo consagró internacionalmente: Cien años de Soledad (1967). Entre sus obras insoslayables figuran también Relato de un náufrago (1968), El otoño del patriarca (1975), Crónica de una muerte anunciada (1985) y El amor en los tiempos del cólera (1985).

De escritura (tanto de escritura de ficción, como de no ficción, y sobre todo del intermedio entre ambas) García Márquez sabe como pocos. Aquí, algunas frases sueltas sobre las claves de su oficio:
“El oficio de escritor es tal vez el único que se hace más difícil a medida que más se practica”. 
"Una cosa es una historia larga, y otra, una historia alargada."

"El final de un reportaje hay que escribirlo cuando vas por la mitad."

"El autor recuerda más cómo termina un artículo que cómo empieza."

"Es más fácil atrapar un conejo que un lector."

"Hay que empezar con la voluntad de que aquello que escribimos va a ser lo mejor que se ha escrito nunca, porque luego siempre queda algo de esa voluntad."

"Cuando uno se aburre escribiendo el lector se aburre leyendo."

"El esfuerzo involucrado en escribir un cuento es tan intenso como el de empezar a escribir una novela, donde todo debe ser definido en el primer párrafo: estructura, tono, extensión y, a veces, hasta la personalidad de los personajes."

"No debemos obligar al lector a leer una frase de nuevo."

2 comentarios:

  1. La verdad es que son muy valiosas las frases que rescatan de este escritor a propósito del acto de escribir o ser escritor.

    Recuerdo algunos intentos de definir para qué se escribe, como en 1919 cuando los creadores de Littérature hicieron esa pregunta, o en 1985 en la revista Liberation y muy recientemente en el periódico El País.

    ResponderEliminar
  2. Pienso, luego insisto... y probablemente después escriba.

    ResponderEliminar