martes, 8 de marzo de 2011

Bioy Casares y la vejez

Hoy, hace 12 años, moría Adolfo Bioy Casares, escritor argentino, autor de cuentos fantásticos y policiales.

Pero hoy recordamos no su obra, sino su vida. Del libro de apuntes personales Descanso para caminantes, extraemos esta entrada del 3 de marzo de 1976, en la que, a los 63 años, cuenta cómo va procesando el paso del tiempo:
Dolorido. Desde 1972 hasta 1975, mi estado de ánimo fue melancólico. Desde luego por la enfermedad, desde luego por el dolor, pero sobre todo porque estuve dedicado a tragar un ladrillo. El áspero, el inaceptable ladrillo de la propia vejez.
Inevitable no recordar a Rubén Darío y su calificación de la juventud como "divino tesoro". En un tono más cotidiano, más íntimo, más simple, para Bioy Casares la vejez es un ladrillo por digerir.

Y sin embargo, con cierta resolución, concluye ese párrafo diciendo:
Ya que soy un viejo, quiero ser un viejo emprendedor y alegre.

2 comentarios:

  1. Aceptar la realidad con alegría es una lección que deberiamos de aprender no sólo de un escritor, también de muchos seres anónimos que nos rodean.

    ResponderEliminar
  2. Bioy, genio!
    Reconoce el paso d los años y si bien no es fácil de digerir cuando las enfermedades te tocan, seguir optimista y hacer frente a la vida con alegría como expresa es genial!!!!

    ResponderEliminar