jueves, 22 de abril de 2010

¿Qué es un libro?


¿Qué es un libro? ¿Un conjunto de hojas impresas unidas por un costado, encerradas entre tapas duras o blandas? ¿Una serie de caracteres electrónicos que forman palabras y luego líneas y luego páginas en cualquier tipo de visor o pantalla? ¿O un contenido relativamente autónomo que desarrolla de forma textual una idea o una historia más allá de su soporte?

Los tiempos que corren nos obligan a preguntas tan básicas como estas. Y a responder, o al menos así lo vemos nosotros, que un libro no es necesariamente un texto impreso ni tampoco un archivo digital. Un libro es un contenido especial: de cierta coherencia temática, cerrado en sí mismo como unidad material, respaldado por cierto cuidado en el diseño y la edición. Es todo esto, independientemente de su soporte.

El paso del libro tradicional al ebook no es el primer cambio en la historia de la producción de textos. Desde las planchas de barro de los sumerios y los babilonios, pasando por los rollos de papiro usados en la Antigüedad clásica, hasta el códice -el antecesor directo de nuestro libro en papel-, la delimitación de un contenido y su disposición en un soporte ha pasado por cambios de todo tipo.

Sin embargo, hace casi dos milenios que el libro en formato “códice” nos es el dispositivo de lectura más familiar. Por eso se explica que vivamos la aparición de los libros electrónicos como una verdadera revolución. Y, también, porque no se trata de que está cambiando solo el soporte físico: con el texto digital, se modifica además tanto la forma en que se lee (por ejemplo, porque ya no hacemos una necesariamente lectura lineal, sino de libre búsqueda y multidireccional) como la forma en que se escribe (el fenómeno de los blogs, la micronarrativa, la creación conjunta de obras). Termina implicando un cambio de hábitos culturales y generando una nueva forma de procesar el conocimiento.

Y eso que no deberíamos considerarlo tan novedoso, tan ex nihilo: sin que el espíritu, la disposición, el deseo de algo así estuviera en el aire, el desarrollo tecnológico no habría ocurrido. Como pruebas, existen la novela Rayuela, de Cortázar, de ¡1963! (un modelo de hipertextualidad, de posibilidad de hacer recorridos personales por un texto pensado como serie de fragmentos libres, no de capítulos secuenciales) y propuestas teóricas, como las de Roland Barthes, en S/Z (1970), en donde propone que "el objetivo de la obra literaria [...] consiste en hacer del lector no un consumidor, sino un productor del texto. El lector no queda atrapado por ninguna organización ni jerarquía". Esta expresión referida a la literatura resulta asombrosamente vigente para dar cuenta de lo que hoy se torna posible gracias a la aplicación de las nuevas tecnologías al campo cultural.

De todos modos, lo esperable es que el ebook no reemplace el impreso en papel (que tiene tantos méritos, como muestra este videíto), sino que uno y otro convivan. Que haya más formatos para que más lectores vean satisfechas sus necesidades de acceder a contenidos. Más formas de disfrutar de eso que valoramos tanto: los libros.

10 comentarios:

  1. En efecto, el ebook no sustituirá al libro impreso, así como la gente sigue jugando a juegos de mesa aunque existan los videojuegos o sigue saliendo a correr aunque existan máquinas para hacerlo en un gimnasio...

    ResponderEliminar
  2. Ereader? gran herramienta sobre todo por un gran aporte ecologico si se llega a implementar de forma mundial. Sin embargo, aunque duele admitirlo puesto q estoy del lado ambientalista, nada como el olor de un libro!!

    ResponderEliminar
  3. de verdad m gUstO la lestura,
    el libro es lo mas maravilloso
    ke existe en el mundo
    nuestro planeta
    jeje

    ResponderEliminar
  4. El libro es y será por siempre más que varias páginas juntas, más que una pasta o más que un formato digital o ebook...porque el libro es el pensamiento inmortalizado del escritor, son las palabras flotantes que han de quedar en el lector..las definiciones más antiquas:

    del latín liber, de la raíz *leub(h)- ‘pelar’, ‘quitar la cáscara’, ‘descortezar un árbol’

    y más antiqusimo del griego: bíblos (βίβλος) tó biblíon (τὸ βιβλίον) que significa propiamente ‘papiro’ o ‘rollo de papiro’

    Pero particularmente pienso que más que descortezar un árbol es descortezar el alma del escritor, es quitarle la cáscara a la superficialidad de las palabras...

    ResponderEliminar
  5. De q sirven los libros si ahora la mayoria de las personas prefiere la ignorancia....

    ResponderEliminar
  6. Tanto el escritor como el lector son los creadores del libro, pues le otorgan sentido, razón, esencia. El libro existe por la necesidad humana de expresar, compartir y fijar el arte de la palabra. Y en ese sentido, el concepto es tan convencional como todas las palabras de cualquier lengua. No enamoramos de un objeto al que llamamos libro por todo lo que de allí creativamente podemos extraer, pero si esto se puede lograr por otro medio más práctico o más eficiente, como cuando el libro sustituyó al biblión, tendremos que aceptar el cambio, por muy virtual que pueda ser. No obstante, aún se ve lejos la muerte del libro, pues aunque la tecnología ya ha eliminado cosas como el telégrafo, el uso corriente de cintas magnéticas, discos de acetato, cámaras fotográficas mecánicas y ha puesto en predicamento la existencia de periódicos impresos, correspondencia y otras cosas, aún no ha encontrado algo más inteligente para leer una obra que un libro.

    ResponderEliminar
  7. El libro en cualquier formato siempre sera la entrada a los sueños y a la imaginacion, el pasaje a los lugares mas bellos e interesantes.
    Debemos de acabar con la cultura de idolatrar al libro, ya que por eso los niños sobre todo no se le acercan no lo manipulan, hay que dejar a un lado esa mentalidad y cada quien debe de personalizar su libro con anotaciones subrayando, pintandolo, etc. hay que jugar con ellos el juego es aprendizaje, ojala y haya mas formatos de libros y asi seguir viajando al los lugares mas fantasticos imaginables por el hombre, la mujer y por supuesto por los niños.
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Un libro es y será siempre, un dinamizador del pensamiento, de la mano de Él recreamos en nuestra mente personajes, espacios y lugares que nunca antes habíamos conocido. Vivimos mil historias, nos enamoramos, luchamos y sufrimos con sus personajes, y cuando cerramos la tapa, después de la última línea, es como si despidieramos a un sinumero de amigos queridos, y nos queda nostalgia en el alma; pero cuando lo cerramos sabemos que siempre estará allí, y podremos abrirlo de nuevo, en cualquier momento. Por eso los guardamos, como un tesoro, los cuidamos y los acariciamos por el lomo.

    ResponderEliminar
  9. El libro es la narracion de sueños. Son los juegos picaros del cerebro cuando sale a divertirse.
    Aun los libros de grandes cientificos, Einstein, por ejemplo no han sido sino un buen sueño del cerebro que adquirio certeza o fue motivo de discusion.
    DANIEL VELIZ

    ResponderEliminar
  10. "Un libro es...
    el fruto corola enamorada
    de la flor pensamiento,
    que bombean los tallos
    sabia del árbol corazón,
    enraizados por el amor
    que absorbe el alma...
    y del dolor con que a veces
    los riega el labrador escritor"

    A. Rafael

    ResponderEliminar