miércoles, 12 de marzo de 2014

El arte de un buen título

Si El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha hubiera dejado la pomposidad en el camino y solo se hubiera titulado “Quijote” o, peor (delatando ya su contenido) “Los desvaríos de Alonso Quijano”, ¿sería un clásico tan inolvidable para todos nosotros? Si Cien años de soledad hubiera sido publicado como (supongamos) Genealogía de los Buendía o Vida en Macondo, ¿habría resultado tan completamente logrado como lo es así, tal como está? 

O si Las mil y una noches se llamara, como en una traducción inglesa, “Las noches árabes”, ¿sería lo mismo? Seguramente no, porque faltaría, como señalaba Borges, ese efecto –el de transmitir la idea entera del infinito a partir de un número concreto– que convierte al título, en sus palabras, en uno de “los más hermosos del mundo”.

Es que el título es una parte breve, sí, pero decisiva de cualquier obra escrita. Es lo primero que puede cautivar al lector e incide sin duda en cuán memorable se vuelve el libro.

Hay títulos inolvidables de estilos muy distintos. Por ejemplo, hay títulos intrigantes, aquellos que, más que describir, recortan u opacan el contenido y nos llevan a preguntarnos insistentemente ¿de qué tratará este libro?, ¿cómo puede llamarse así?, ¿a qué puede estar haciendo referencia?

Porque ¿quién se puede representar qué hay detrás de No toda es vigilia la de ojos abiertos, de Macedonio Fernández? ¿Qué puede anticipar la oración condicional Si una noche de invierno un viajero, de Italo Calvino? ¿Y el inquietante "Solo vine a hablar por teléfono", otro título de García Márquez, esta vez de un relato?

¿Qué pregunta peregrina es la de Phillip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?? ¿Y la de ¿Acaso no matan a los caballos?, de Horace McCoy? ¿Qué puede significar El hombre que fue jueves, de Chesterton? (¡Si ser hombre y ser un día de la semana es un contrasentido!). ¿A cuento de qué viene –sin duda, remata una opinión vehemente, pero ¿en qué contexto?– Que es más de lo que puedo decir de ciertas personas, de Lorrie Moore? Finalmente, ¿qué esconde la enfática negatividad de Nadie nada nunca, de Juan José Saer? No sabemos, en ninguno de los casos: hay que empezar a leer para quitarse la curiosidad.

Pero también hay títulos disparatados, que preanuncian la serie de humoradas que esperan ya desde el capítulo 1. Tal es el caso de Douglas Adams, con su libro Informe sobre la Tierra: fundamentalmente inofensiva o el abarcativo La vida, el universo y todo lo demás. O de Sin noticias de Gurb, el breve reporte que repite como frustrante mantra el protagonista durante la novela entera (precisamente, transita todas sus aventuras buscando al perdido Gurb). Y de Memorias de un amante sarnoso, de Groucho Marx.

También están los títulos intertextuales, que citan otros célebres. Como el de Cortázar La vuelta aldía en ochenta mundos (y que invierte ingeniosamente La vuelta al mundo en 80 días, de Verne) y el reverso humorístico de El amor en los tiempos de cólera, de García Márquez, que resultó en El amor en los tiempos del… colesterol, de Gabriela Acher.

Además hay los que adelantan, temerariamente, el final de la historia, como La maravillosa vida breve de Óscar Wao, de Junot Díaz, o Crónica de una muerte anunciada, nuevamente de García Márquez (talentoso, evidentemente, también para los títulos). En estos, el juego de la intriga se redobla (uno como lector, digámoslo desde ya, es un ser vulnerable al supenso): ¿por qué “breve”, cómo es que ese fin se produce?, ¡lo quiero saber!

En fin, títulos cautivantes, inolvidables, perfectos, hay muchos. Ya citamos una pequeña selección nosotros, ¿cuáles son los de ustedes? ¿Alguna vez leyeron un libro solo por el título? Esperamos su opinión y preferencias.

27 comentarios:

  1. A mí siempre me intrigó el título "Alguien voló sobre el nido del cuco", de Ken Kesey. Creo que nunca he entendido el porqué del título para ese magnífico libro.

    ResponderEliminar
  2. Otra vuelta de tuerca o The Turn of the Screw de Henry James!

    ResponderEliminar
  3. "ARMAS DE JUEGO" reciente novela publicado en la pasada feria Internacional del Libro de Bogotá, tiene un título que llama la antención.

    ResponderEliminar
  4. Un título intertextual: Las invenciones inglesas de Gloria Pampillo.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. "Prométeme que serás libre". Fabuloso título.

    ResponderEliminar
  7. Prision Verde de Ramon Amaya Amador (Honduras)

    ResponderEliminar
  8. "El país bajo mi piel" de Gioconda Belli.

    ResponderEliminar
  9. La triste historia de la cándida Eréndira y su cruel y desalmada Abuela... uuuufff de Gabriel García M. ¿qué tal?

    ResponderEliminar
  10. La reina descalza de Ildefonso Falcones

    ResponderEliminar
  11. La insoportable levedad del ser ... de Milán Kundera. El tambor de hojalata... de Günter Grass. La guerra del fin del mundo ... de Mario Vargas Llosa ... saludos Sarav

    ResponderEliminar
  12. EL PERFUME, como titulo original pero luego le agregaron la frase "historia de un asesino" y perdio todo su misterio

    ResponderEliminar
  13. "Cantata Del Adelantado Don Rodrigo Diaz De Carreras, De Sus Hazañas En Tierras De Indias, De Los Singulares Acontecimientos En Que Se Vio Envuelto Y Como Se Desenvolvio", de Les Luthiers, ya se que no es libro, pero es un titulo que me impresiono tanto, que casi me salgo del teatro...

    ResponderEliminar
  14. "Crimen y castigo" el título de Fedor Dostoievski nos anticipa, una vez comenzado a leer el primer capítulo lo que Rodia el protagonista hará y el cómo le irá.

    ResponderEliminar
  15. Más allá del estrés, de Tomás Garcia Castro: vida y muerte en estado puro, alucinante de inicio a fin. Lean el prólogo y les enganchará sin remedio.

    ResponderEliminar
  16. A mí me cautivó "Al sur de la frontera, al oeste del sol" de Murakami y el libro me encantó.

    ResponderEliminar
  17. "Gente tóxica" de Bernardo Stamateas

    ResponderEliminar
  18. Tragicomedia de Calixto y Melibea, de Fernando de Rojas, y La Comedia, de Dante Alighieri. En ambas destruyeron el mensaje estético del título al cambiarles el nombre (Celestina y Divina Comedia).

    ResponderEliminar
  19. La costurera de Frances de Pontes Peebles

    ResponderEliminar
  20. ¡Muchas gracias por todos los aportes! Bien notado, Miguel: también están los títulos que en el uso común se resumen (y pierden la gracia). Y qué buen recuerdo nos deja uno de los anónimos... la cantata humorística de Les Luthiers, que tienen aquí: http://youtu.be/trQy3IUk-Ek

    ResponderEliminar
  21. "La noche en que Frankenstein leyó el Quijote" todavía no lo leí pero el título me llama mucho la atención

    ResponderEliminar
  22. uuy ya lo había escrito y se borró... Como decía "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera como ya sugirieron y del mismo autor "La vida está en otra parte" sugerente el título y el libro muy bueno! Gracias

    ResponderEliminar
  23. Títulos que envuelven y que desde el primer párrafo hasta el último uno espera saber el porqué, como Hijos del Hombre de P. D. James, Nada de Janne Teller o Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami, en fin, no existe mayor prueba de amor a primera vista que el deseo desesperado de devorar un libro apenas se termina de conocer el titulo.

    ResponderEliminar
  24. Las poesías de Saer, recogidas en el volumen mencionado por ustedes, me aburrió sobremanera. Es lo único que puedo decir. Saludos, gracias.

    ResponderEliminar
  25. Ante la pregunta acerca de si alguna vez leímos un libro atraídos por el título: sí. OPUS NIGRUM, de Marguerite Yourcenar...Luego, busqué todos los otros que la tuvieran como autora. me subyugó. Hace unos años...claro. Gracias

    ResponderEliminar
  26. El revés de las lágrimas, de Cristina Loza

    ResponderEliminar