martes, 13 de diciembre de 2011

Cuentos breves y escalofriantes

Decía Cortázar que si la novela —construcción sofisticada y de largo aliento— gana por puntos, el cuento gana por knock-out. "Un buen cuento es incisivo, mordiente, sin cuartel desde las primeras frases".

Si la contundencia es la clave para los cuentos en general, lo es más todavía para los microrrelatos. Aquí, una muestra de estas breves obras maestras del efecto sorpresa:

"Final para un cuento fantástico", de I. A. Ireland

—¡Que extraño! —dijo la muchacha avanzando cautelosamente—. ¡Qué puerta más pesada! La tocó, al hablar, y se cerró de pronto, con un golpe.

—¡Dios mío! —dijo el hombre—. Me parece que no tiene picaporte del lado de adentro. ¡Cómo, nos han encerrado a los dos!

—A los dos no. A uno solo —dijo la muchacha. Pasó a través de la puerta y desapareció.

"Fantasma sensible", de Lieu Yi-King

Un día, cuando se dirigía al excusado, Yuan Tche-yu fue protagonista de un hecho singular. A su lado surgió un fanatasma gigantesco, de más de diez pies de altura, de tez negra y ojos inmensos, vestido con una casaca negra y cubierto con un bonete plano.

Sin turbarse de modo alguno, Yuan Tche-yu conservó su sangre fría.

—La gente suele decir que los fantasmas son feos —dijo con la mayor indiferencia, dirigiendo una sonrisa a la aparición—. ¡Y tienen toda la razón! El fantasma, avergonzado, se eclipsó.

"Escalofriante", de Thomas Bailey Aldrich

Una mujer está sentada sola en una casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto. Tocan la puerta.


Al caer de la tarde, dos desconocidos se encuentran en los oscuros corredores de una galería de cuadros. Con un ligero escalofrío, uno de ellos dijo:

—Este lugar es siniestro. ¿Usted cree en fantasmas?

—Yo no —respondió el otro—. ¿Y usted?

—Yo sí —dijo el primero y desapareció.

Este relato pertenece, supuestamente, a un escritor inglés llamado George Loring Frost y fue incluido por Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo en su famosa antología de narrativa fantástica. Se sospecha, sin embargo (y no sería nara raro teniendo en cuenta no solo el gusto por la literatura fantástica, sino también por las bromas literarias de estos amigos escritores), que el autor real es el propio Borges.

29 comentarios:

  1. El relato que inclyen Borges,Casares y Ocampo parece una variante, menos espectacular, del primero perteneciente a Ireland.
    Excelente articulo, ya me dio ganas de escribir

    ResponderEliminar
  2. Les comparto un cuento de mi autorpia:

    LA FRUSTRACIÓN DE DIOS

    Dios, temiendo que alguien se pasara de listo y le birlara la gloria de ser el creador del universo, acudió al Registro de la Propiedad Intelectual para registrar su autoría.
    Al poco tiempo salió de esa oficina gubernamental, frustrado y triste. Para cumplir con el trámite, le requirieron dos testigos. No los pudo presentar. Los dos habían muerto, a los pocos años de haber sido expulsados del paraíso.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja ingenioso cuento Chente gracias por la sonrisa...

    El primer relato de Ireland, mi favorito.

    Sigamos leyendo...

    OS

    ResponderEliminar
  4. Una noche, juan salio tarde del trabajo, y para llegar a casa, solo habian dos caminos. El primero y mas corto, era cruzando el cementerio de su localidad. Asi que acelero el paso y dirigiendo la mirada hacia su casa tomo el camino del cementerio, a pocos metros encontro a otro hombre que habia tomado el mismo camino, entonces juan acelero su marcha para ir en copañia. Cuando caminaban los dos juntos, Juan pregunto:¿y a ti no te da miedo, tomar este camino?, y el hombre le contesto: - cuando estaba vivo si.
    SOZ.

    ResponderEliminar
  5. A mi me gusto mas el cuento "Escalofriante". Pero no entendi la relacion entre la mujer sola en su casa y la galeria de cuadros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. La Isla al Medio Día de Julio Cortazar es uno de mis favoritos de la literatura escalofriante, como pasa el protagonista de testigo a ser el cadaver al final de la obra. Te deja pensando en que cada sueño que cumplimos ¿Sera eso finalmente? Solo un sueño y la realidad es otra?????

    ResponderEliminar
  7. Yo conocía otra versión de "Escalofriante", de Fredric Brown: "El último hombre sobre la Tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta."

    ResponderEliminar
  8. Los microrrelatos tienen una capacidad increíble de sorprender y dejar huella a pesar de su brevedad. Yo conocía un cuento breve fantástico que ya ha hecho uso del "Final para un cuento fantástico"...se trata del cuento Twice-told tale de Enrique Anderson Imbert.

    ResponderEliminar
  9. Aporto uno, muy tierno, de César Vallejo

    Mi madre me ajusta el cuello del abrigo, no porque empieza a nevar, sino para que empiece a nevar.

    ResponderEliminar
  10. Como la mayoria parece ser bastante "antropogenico", les cambio la perspectiva:

    A pesar de estar atado de pies y manos y con la panza hacia arriba, el lugar era agradable, bien iluminado y con agradable temperatura; además, por haber vivido la mayor parte de su vida en lugares habitados, podía entender la mayor parte de las palabras usadas por los humanos, pero había una que era desconocida para el ratoncito, la palabra “diseccion”.

    ResponderEliminar
  11. Con respecto al comentario de P. Catacora, la misma sensacion deja Cortazar con "La noche boca arriba" ¿que es sueño y que realidad? a pesar de no ser micro cuentos, el final sorpresivo y alucinante es mas elaborado y tarda mas en llegar.

    ResponderEliminar
  12. Hola Santiago, me parece que "escalofriante" es solo el primer párrafo y el resto se refiere a algún otro cuento

    ResponderEliminar
  13. Hola Santiago! El cuento de la mujer sola y el de la galería de cuadros son dos cuentos diferentes.

    ResponderEliminar
  14. otro pequeño aporte, tambien para un final..

    Pensar en otras cosas, contar desde cien hacia atrás, mantener los ojos bien cerrados, apretar las manos hasta que los nudillos le dolieran….nada…nada… pudo evitar que volviese la cabeza y viera su cuerpo en un charco de sangre.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Comparto este micro de la autoría de uno de mis estudiantes de 13 años de edad y del grado 7º de secundaria

    REENCARNACIÓN
    Alejandro Alcaraz

    Después de la depresión, la muerte. Desperté en un bosque. Aprendí a andar en cuatro patas; cuando empecé a correr, sentí el aire y la libertad de la vida. De pronto unas redes me atrapan y me llevan a la población. Volví a sentir la desesperación, la humanidad.

    ResponderEliminar
  16. Me alegraron el día.. gracias por compartir tanto.

    ResponderEliminar
  17. comparto uno de mi autoría

    Oscuridad

    "No hay luz en este lugar y siento que el espacio es muy pequeño.
    Puedo mover mis pies y mis manos, pero estoy encogido, mi cabeza esta doblada y hay mucha oscuridad . Siento un movimiento, muy fuerte, en el exterior .De pronto todo se ilumina y yo dejo de flotar . Es la hora de enfrentar la vida."

    ResponderEliminar
  18. gracias belent por ese respiro de vida y esperanza, creo que eso justifica todos los oscuros relatos previos.....mal que mal la vida pesa, pero es bueno recordar que en el contraste y diversidad esta la sobrevivencia.

    ResponderEliminar
  19. Para los que disfrutan con los microtextos

    http://www.escritores.cl/club/tierrade.htm

    ResponderEliminar
  20. me encantan todos esos microcuentos, buenisimos,llenan como un relato largo solo que no se demora uno en la lectura, gracias a todos

    ResponderEliminar
  21. Dos de Noviembre

    No había terminado de conciliar el sueño esa noche, cuando un rumor de procesión religiosa con sus letanías y coros me atrajo directamente a la puerta que daba directamente a la calle. Aún adormitado abrí la puerta. Efectivamente, avanzando lentamente un grupo pequeño de personas vestidas de negro con un intenso olor a cera derritiéndose avanzaba ceremoniosamente por la calle penumbrosa.
    -¿Nos acompaña-dijo una cansada voz de anciana bajo un chal negro, que no permitió ver rostro alguno, mientras unas manos huesudas amarradas por un protuberante manojo de venas se extendieron hacia mí, ofreciéndome un cirio humeante de una llama lánguida, que casi me quemó las pestañas.
    -No gracias-dije, mientras retrocedía hacia adentro de la casa cerrando, de inmediato la puerta.
    No sé cuanto tiempo pasó, pero no debió ser mucho. Al dirigir la vista hacia el cirio,
    que en ese momento había perdido su calidez, un frío intenso recorrió todo mi cuerpo finalizando en la coronilla. En mis manos tenía un enorme fémur humano y el reloj de la glesia más próxima iniciaba sus campanadas que contaría hasta llegar a doce.
    -Las doooce y tooodo sereeenoo-gritó el Vigilante Nocturno, al tiempo que sonaba su lamentoso y lejano silbato.

    Walter Juárez
    El Salvador

    ResponderEliminar
  22. A proposito del aniversario de la muerte de Darwin

    La ironia del diseño inteligente en la evolucion es que el escarabajo evoluciona a humano con el unico fin de leer a Kafka

    ResponderEliminar
  23. Uno simpatico...si es que logran leerlo, se llama verborrea

    Estodpensrms rpido d lke1 hbla nomntiendndie.

    ResponderEliminar
  24. Yo creo recordar uno de Tito Monterroso:

    Y cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí.

    ResponderEliminar
  25. Antología de la literatura fantástica

    ResponderEliminar
  26. Yo recuerdo uno que está incluído en aquella famosa antología. Creo que aun sin el texto que le antecede, sigue siendo bueno, es decir, de esta forma:

    Yo fui la hermosa May Goulding. Estoy muerta.

    Del Ulises de Joyce.

    ResponderEliminar
  27. Mario volteó nuevamente a mirar al pasajero de negro sentado al fondo del bus. No había duda, lo seguía observando fijamente. El bus se detuvo y el pasajero de negro se apeó. Mario se relajó. Reiniciaron la marcha. Todos dormitaban en medio del insoportable calor del desierto. Faltaba poco para arribar a destino. Pero, en una curva cerrada, el bus volcó. Mario despertó bruscamente en medio de giros, gritos y polvareda. Todo se detuvo. Quiso salir pero estaba atrapado. Vio humo y fuego y el espanto desfiguró los rostros. Mario cerró los ojos, era el final. Pasaron rápidas imágenes de su vida. Se sintió arrancado del asiento. Lo extrajeron por una ventanilla. Estando fuera observó al pasajero de negro.

    ResponderEliminar
  28. Salió como otras veces, sintiendo a ratos ganas de autocompadecerse o de maldecir su destino. Pero extrañamente, a las pocas calles, recobró la confianza, y pensó “Dios me ayudará”, pensó en sus hijos, en su mujer y su rostro sin alegría, y en como ya se les acababa el poco dinero guardado que les quedaba. Pero tenía fe. Al doblar una esquina, en la profunda oscuridad de esa noche, vio que se dirigía hacia él una figura corpulenta pero lerda de alguien de edad. Se aproximó y sacó su cuchillo y le exigió que le diera todo lo de valor. Esa noche regresó a su hogar animado: traía suficiente como para dos meses de sencilla alegría.

    ResponderEliminar
  29. Me gusta casi todo. Gracias por compartir y les dejo un microrrelato que acabo de escribir inspirada en lo leído :D!

    .............
    Todo estaba bien. Luego la desconectaron.
    .............

    Paola Quiroz

    ResponderEliminar