viernes, 3 de junio de 2011

Carlos Herrera, un paso más allá de Duchamp

Zapatos viejos, calamares en proceso de putrefacción, una bolsa. Esa es la representación de la muerte que pensó el artista rosarino Carlos Herrera para la muestra de arteBA (Buenos Aires, 2011) y que obtuvo el premio Petrobras de $ 50 mil (algo así como US$ 12 500).

La llamó "Autorretrato sobre mi muerte" y como se ve en el video del suplemento cultural Ñ que compartimos más abajo, la obra produce lo contrario de una contemplación embelesada. Los espectadores dudan antes de acercarse por el fuerte olor, luego miran sorprendidos –buscando tal vez dar con algún elemento menos común de lo que está a la vista– hasta que entienden, en general satisfechos, la idea: la puesta destaca lo material, lo repulsivo y lo efímero de los despojos humanos, todo aquello que como cultura solemos esconder. Nada del orden de la muerte como trascendencia tranquiliza en esta representación.

2 comentarios:

  1. de lo mejor que he visto en mucho tiempo.

    "¿este elemento dejaría de ser una obra de arte si se pone 'de patitas en la cashe'?"

    (porvaforagregueacentoargentino)

    ResponderEliminar
  2. tintoi:

    ¡Seguramente sí! En la "cashe", esta obra sería percibida como basura... la cualidad artística parece estar dada solo por el contexto.

    ResponderEliminar