miércoles, 18 de marzo de 2015

Manías del lector

La constancia para seguir una historia, la capacidad de abstraerse del mundo por fuera de las páginas, la afición a observar otras realidades tal vez hagan del lector una figura propensa a las manías. O tal vez sea pura casualidad. Pero lo cierto es que la mayoría de los que leemos presentamos algunos de estos hábitos… o vicios, según sea la frecuencia e intensidad de la práctica:
Oler (aspirar) los libros.
Empezar a leerlos por atrás o salteadamente.
Subrayar con birome las frases logradas.
Subrayar con resaltador las frases logradas.
Subrayar con un delicado lápiz las frases logradas.
No subrayar ni intervenir en lo más mínimo el espacio sagrado de la página impresa (y advertir a quienes les prestamos los libros que se abstengan de cometer tal herejía).
Corregir las erratas de los libros. Agregar, a veces, comentarios indignados.
Usar tickets, boletos, hojas secas de los árboles o vulgares señaladores para marcar las páginas.
Doblar la puntita de la hoja para marcar la página.
Leer el libro del vecino cuando en un transporte público nos quedamos sin lectura.
Elegir un libro para cualquier viaje en transporte público, incluso uno de 10 minutos. O más de un libro, por si alguno no "funciona".
Nunca dejar un libro por la mitad... o, por el contrario, empezar varios a la vez, sin fidelidad garantizada a priori.
Identificar los libros propios. Con ex libris (literalmente, 'de entre los libros': las etiquetas o los sellos compuestos de un dibujo y del espacio para poner el nombre del propietario, como el de la imagen).

O poner nuestras iniciales en los libros (el nombre completo, el año, el número de teléfono y el nombre de quién lo regaló y la fecha de cuándo).
Anotar, al final del libro, la fecha en que lo terminamos. Y, tal vez, el veredicto. 
No poder irse a dormir sin leer algo, un poco. Aunque ya sea tarde y aunque mañana haya que madrugar.  
Comprar más de una edición de un libro favorito. Tenerlo en versión de bolsillo, en tapa dura, en e-book, ilustrado...
¿En qué manía se reconocen? ¿Y cuál agregarían? Anímense… ¡no están solos en esto!

17 comentarios:

  1. En el libro, a menos que sea un texto escolar preparado para ello, no se le escribe, se le doblan las paginas ni se le corta; el libro es sagrado.

    ResponderEliminar
  2. Mi manía de lectora es cargar varios libros en la tablet para cuando viajo y terminar leyéndolos todos a medias
    :)

    ResponderEliminar
  3. Entre las manias que considero tener: nunca presto un libro (he perdido al menos 3 de ellos de esa forma, uno de ellos ha sido imposible obtener una copia de nuevo), salvo que sea alguien de una confianza enorme y considere a juicio personal que dara el mismo cuidado que yo a dicho libro... una mas: por ningun motivo permito que lo subrayan o doblen las paginas... nunca dejo un libro a medias... caray, mejor no sigo, en caso contrario, terminare aceptando que tal vez presento un cuadro clinico de alguna variante de lectolagnismo.

    ResponderEliminar
  4. Tengo la manía de sentir la necesidad imperiosa de leer aquel libro que acabo de prestar. También me adhiero a esa promiscuidad lectora que implica estar picoteando diferentes libros.

    ResponderEliminar
  5. OLER !!!!sin duda, y subrayar con lapiz, suave...

    ResponderEliminar
  6. Oler los libros, leer del vecino y nunca dejar un libro sin terminar.

    ResponderEliminar
  7. El olor de los libros viejos me lleva a la casa de mi infancia y a las manos de mi padre, guiandome entre lecturas, pero por encima de todo, yo SI SUBRAYO y me gusta encontrar los subrayados que otro dejó, en libros usados y releidos, pues en esos momentos, su voz llega a mi con claridad y vuelve a estar vivo.

    ResponderEliminar
  8. No subrayar ni intervenir en lo más mínimo el espacio sagrado de la página impresa (y advertir a quienes les prestamos los libros que se abstengan de cometer tal herejía).

    ResponderEliminar
  9. NO presto libros. NO doblo páginas para marcar por donde voy pero SI subrayo toda frase, palabra o nombre que me traiga alguna remembranza, encienda alguna pasión en mí alma o simplemente porque me gustó. Tengo la manía de comprar un marcador cada vez que comienzo un libro y leo más de uno a la vez. Los termino siempre aunque no sea en el mismo orden que los comencé :-)

    ResponderEliminar
  10. Tengo varias manías:
    - No rayo ni doblo las puntas de las hojas
    - Uso marcador
    - Nunca dejo un libro sin terminar
    - "Espío secretamente" varias hojas del medio y final
    - No puedo viajar, aunque sea el viaje diario casa/trabajo-trabajo/casa sin tener algo que leer
    - No me resisto pasar por un lugar donde venden libros sin pasar laaaargoooo rato mirando y leyendo contratapas.
    Me duele muchísimo cuando pierdo o tengo que deshacerme de un libro. Aun conservo mi primer libro regalado por una tía el año 1957. Es "Corazón" yo tenía 6 años. (no escondo mi edad, ahora tengo 64)
    Un saludo a todos los lectores.

    ResponderEliminar
  11. NO presto libros. NO doblo páginas para marcar por donde voy pero SI subrayo toda frase, palabra o nombre que me traiga alguna remembranza, encienda alguna pasión en mí alma o simplemente porque me gustó. Tengo la manía de comprar un marcador cada vez que comienzo un libro y leo más de uno a la vez. Los termino siempre aunque no sea en el mismo orden que los comencé :-)

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué lindo leer sus manías! ¡Y cómo nos olvidamos del gran tema de "prestar-no prestar libros"! Con el subtema: cómo llevar un seguimiento de los libros prestados, cómo reaccionar cuando empezamos a tener miedo de que un libro prestado no va a a ser devuelto... etc.

    ResponderEliminar
  13. Creer que es tiempo perdido, cuando me traslado del trabajo a casa sin un libro, cuando espero antes de entrar a alguna cita sin un libro o hasta dormir. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  14. Limpio mi librero dos veces a la semana, a mis favoritos les pongo forro plastico, nunca los presto pues nadie los cuidara como yo, no los rayo ni doblo sus paginas, para eso uso una libreta donde anoto citas, palabras dificiles y cualquier curiosidad que encuentre en sus paginas, asi evito rayarlos que para mi es como lastimarlos. creo que es todo. Gracias

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca los rayo ni les doblo las paginas a los libros... Descargo montones en mi kaindle para llevar a toda parte y leer en cualquier oportunidad... No los presto, seguro que nadie tiene el mismo cuidado que yo con mis libros.... Mi afición mas grande es coleccionar miles de libros, comprar y comprar hasta que un día no quepa yo en mi casa por la cantidad de libros.

      Eliminar
    2. Nunca los rayo ni les doblo las paginas a los libros... Descargo montones en mi kaindle para llevar a toda parte y leer en cualquier oportunidad... No los presto, seguro que nadie tiene el mismo cuidado que yo con mis libros.... Mi afición mas grande es coleccionar miles de libros, comprar y comprar hasta que un día no quepa yo en mi casa por la cantidad de libros.

      Eliminar