miércoles, 27 de marzo de 2013

Elogio de la palabra precisa

Una sintaxis determinada, una forma de unir oraciones entre sí; el modo de suceder párrafos; por supuesto que las ideas de fondo y los temas que aborde, un tipo de personajes... todo hace al estilo de un escritor. En todo esto, no es menor, aunque pueda parecerlo, la selección de las palabras que usa.

Que las palabras estén bien elegidas es determinante para que un escritor puede decir exactamente aquello que pretende. Toda la claridad y la contundencia del significado se asocian con esto.

Los autores coinciden; expresa Voltaire, por ejemplo:

"Una palabra mal colocada estropea el más bello pensamiento".

Haciendo gala del mismo talento para elegir palabras que celebra en su frase, Twain, por su parte, definía:

"La diferencia entre la palabra adecuada y la casi correcta es la misma que entre el rayo y la luciérnaga".

Y así rogaba el poeta Juan Ramón Jiménez:

"Inteligencia, dame el nombre exacto de las cosas".

Sin duda, las palabras -las más pequeñas de las piezas con que se construye la literatura- influyen decisivamente en que el resultado final sea una prosa elegante, reveladora, memorable...

20 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo. Eso se llama en lingüística relaciones paradigmáticas

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente tanto al hablar y con mayor razón al escribir la palabra es decisiva y puede dar a conocer exactamente nuestro pensamiento y aún puede dar diferentes impresiones, hay un poder en la palabra que desconocemos aún al utilizarla y serán las circunstancias las que le den toda la fuerza que pueda llevar una idea

    ResponderEliminar
  3. El verbo poner a diferencia del verbo colocar, se usa para intangibles. Ej. yo me puse feliz, y no, yo me coloqué feliz. Por esa razon la frace con la que comienza este articulo que dice " una palabra mal colocada estropea el más bello pensamiento", está mal escrita, debe decir "una palabra mal puesta estropea el mas bello pensamiento"
    Saludos
    Alvaro Chavarriaga
    Cali.

    ResponderEliminar
  4. Alvaro, es probable que tengas razón, pero tu palabra "frace" en lugar de frase, también está mal colocada, o me equivoco? Saludos

    ResponderEliminar
  5. El término precisar se usa de manera rigurosa parea definir o dar conceptos.

    ResponderEliminar
  6. No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras.Juan Luis Vives (1492-1540) Humanista y filósofo español.

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo. Las pababras bien empleadas hacen disfrutar, aún más, la lectura.
    Cuantas veces, inmersa en una lectura, he deseado ser yo la autora de tal prodigio...gracias a los escritores que hacen posible aquello...

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo, definitivamente la palabra es como una célula que bien unida con otras, forman ese maravilloso tejido que le da vida a nuestros pensamientos. Cúantas veces nos pasa, que al tratar de definir la prosa mas sencilla, no encontramos la palabra precisa que redondeé nuestra idea.

    ResponderEliminar
  9. Sin duda una palabra mal puesta o una construcción mal hecha puede hacer que todo el sentido de lo que se está leyendo cambie, no olvidemos el típico ejemplo:
    Maria toca el saxofón y Juan la viola
    :)

    ResponderEliminar
  10. ”Puestas palabras mal, frases se arruinan, dificultad de leer es la constante” (maestro yoda).
    Ahora en serio, voy de acuerdo en el hecho de que la elección de las palabras es importante y más que nada en la literatura, pero no podemos dejar de observar dos cosas:
    -Estamos emitiendo un juicio de valor sobre una secuencia de palabras.
    -El que juzga puede advertir o no estas relaciones de estilo, ya que son el intento de emparejar un conocimiento previo (bagaje cultural, conocimiento de reglas de estilo) con la información que está recibiendo, así que estamos observando solo una cara de la moneda…
    -es de mal gusto rechazar información por no cumplir la forma preestablecida (p ej yo había dicho que eran DOS cosas y ya voy por la tercera), se pierde uno de disfrutar a Lovecraft, que escribía mal, pero tenía unas ideas que eran profundas y hermosas.

    ResponderEliminar
  11. La palabra nos refleja, y en esto juegan un papel importante los signos de puntuación, ya que la palabra puede ser la correcta la adecuada, pero si los signos de puntuación están desordenados, el sentido varía, por ejemplo:
    Una coma puede ser la solución:
    VAMOS A PERDER, POCO SE RESOLVIÓ
    VAMOS A PERDER POCO, SE RESOLVIÓ
    Una coma puede cambiar una opinión:
    NO QUEREMOS SABER.
    NO, QUEREMOS SABER.

    ResponderEliminar
  12. Es interesante que la Real Academia Española define de esta forma ambos verbos


    colocar.
    (Del lat. collocāre).
    1. tr. Poner a alguien o algo en su debido lugar.

    poner.
    (Del lat. ponĕre).
    1. tr. Colocar en un sitio o lugar a alguien o algo.

    ResponderEliminar
  13. Con el pasar de los años he aprendido que no solamente la llave de oro del conocimiento son los libros, también lo es la observación, aprender a escuchar y darnos cuenta que , escuchando las palabras contrarias a las palabras precisas, es posible lograr construir el perfil quién habla, actualmente en el ámbito judicial, los juicios orales dan cabida a una llanura muy amplia para ejercitar este arte, ya que, anteriormente los juicios se realizaban de manera escrita, situación que permitía precisamente esto de colocar la palabra precisa, ahora es posiblemente igual pero con una ágil mente que debe construir la expresión justa y perfecta con las palabras precisas.

    ResponderEliminar
  14. la que está mal puesta está mal puesta

    ResponderEliminar
  15. ¿Si uno pudiera encontrar lo que hay que decir,
    cuando todas las palabras se han levantado del campo como palomas asustadas! ¿Si uno pudiera decir algo, con sólo lo que encuentra, una piedra, un cigarro, una varita seca, un zapato! ¿Y si ese decir algo fuera una confirmación de lo que sucede; por ejemplo: agarro una silla: estoy dando un durazno! ¿Si con sólo decir "madera", entendieraas tú que florezco; si con decir calle, o con tocar la pata de la cama, supieras que me muero!
    JAIME SABINES

    ResponderEliminar
  16. No solo la palabra correcta, también el arte de la síntesis embellece lo expresado.

    ResponderEliminar
  17. Está claro que usar las palabras correctas hacen de la lectura un mundo en el cual poder deleitarse y sentir lo que su autor sentía al escribirlo, disfrutando al máximo de su gran obra al mismo tiempo que pasas a formar parte de ella, maravillosa esa sensación que se experimenta.

    ResponderEliminar
  18. Por supuesto que cuando leemos, y en este texto se ve reflejado una 'falta ortográfica' nuestro subconsciente automáticamente se concentra en el error, y de esta manera nuestra lectura se arruina, no muchos lo notamos, o no siempre.
    Así como cuando se lee en grupo y la persona que lee en voz alta comete un error, nos damos cuenta y automáticamente lo corregimos.
    Pero igual, está claro que no todos somos expertos y que en cualquier ocasión se nos pasa por lo menos una falta ortográfica.
    Pero de una u otra forma, lo que expresamos al escribir, se puede mal interpretar y al final nuestra idea se torna diferente para los demás. Y ahí entra el uso de comas, puntos, acentos, etc.

    Pero claro está, que las faltas no solo se ven reflejadas al escribir, sino también al hablar y claro ese ya es otro tema.

    ResponderEliminar