miércoles, 17 de agosto de 2011

Oliverio Girondo y un poema cubista

El 17 de agosto de 1891 nace Oliverio Girondo, poeta argentino. Su familia era muy adinerada y eso le permitió invertir grandes cantidades de dinero en la publicación de libros y de revistas culturales. Estudió Derecho, pero muy pronto se conectó con poetas vanguardistas, cuyas obras lo impulsaron a comenzar su propia producción.

Entre sus libros, se destacan Veinte poemas para ser leídos en el tranvía (1922), Calcomanías (1925), Espantapájaros (1932) y En la masmédula (1954). Murió en 1967.

A diferencia de otros contemporáneos –Borges, por ejemplo–, que eligieron un tono nostálgico ante las turbulencias sociales, políticas, económicas y sociológicas de su presente, Girondo siempre apostó con fascinación por el vértigo, la velocidad y la fragmentación de la ciudad moderna. Del vanguardismo, tomó lo lúdico, la falta de sentimentalismo y de tono confesional, y la desacralización de las convenciones éticas y estéticas. Extraemos, de Veinte poemas para ser leídos en el tranvía, su poema más cubista –por sus procedimientos dominantes: la fragmentación y la yuxtaposición–: "Croquis en la arena":
La mañana se pasea en la playa empolvada de sol.

Brazos.
Piernas amputadas.
Cuerpos que se reintegran.
Cabezas flotantes de caucho.

Al tornearles los cuerpos de las bañistas, las olas alargan sus virutas sobre el aserrín de la playa.

¡Todo es oro y azul!

La sombra de los toldos. Los ojos de las chicas que se inyectan novelas y horizontes. Mi alegría, de zapatos de goma, que me hace rebotar sobre la arena.

Por ochenta centavos, los fotógrafos venden los cuerpos de las mujeres que se bañan.

Hay quioscos que explotan la dramaticidad de la rompiente. Sirvientas cluecas. Sifones irascibles, con extracto de mar. Rocas de pechos algosos de marinero y corazones pintados de esgrimista. Bandadas de gaviotas, que fingen el vuelo destrozado de un pedazo blanco de papel.

¡Y ante todo está el mar!

¡El mar!... ritmo de divagaciones. ¡El mar! Con su baba y su epilepsia.

2 comentarios:

  1. Primera impresión al leer el poema el caos de la vida junto a cualquier playa turística ... inquietante; segunda impresión Todo es oro y azul... lo enigmático de los mares, miedo, asombro, ensoñación.
    Mis respetos al poeta...

    ResponderEliminar
  2. Sin duda uno de los mejores poetas que he leído, y de los más famosos de América latina. Desde su inolvidable "Espantapájaros" tan difundió en las películas "El lado oscuro del corazón". Este poema por otra parte, sigue revelando gran genialidad a la hora de plantear las imágenes literarias inesperadas, en un ritmo que juega con del paladear que se hace musical. Metáforas que dan brincos de un lado a otro sin perder jamás la atención del discurso y su dirección; como ya explicaron, recuerda mucho al cubismo pictórico en su versión literaria. Genial porta, Oliverio Girondo.

    ResponderEliminar