lunes, 29 de agosto de 2011

Los escritores y sus musas

Artistas e intelectuales, en su mayoría, coinciden: si las musas existen, se acercan solo a quienes están transpirando:
“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”, aseguraba el pintor Pablo Picasso.

"Si la inspiración no viene a mí, salgo a su encuentro, a la mitad del camino", advertía Sigmund Freud, médico austríaco (o creativo intelectual, si se tiene en cuenta que fundó el psicoanálisis).

“El genio es 1% de inspiración y un 99% de sudor”, declaraba el inventor Thomas Alva Edison.
El sitio Buenos Aires Capital del Libro 2011 (en honor a que esta ciudad —como antes Madrid, Alejandría, Nueva Delhi, Amberes, Bogotá, Ámsterdam, Montreal, Turín y Liubliana— recibió por este año la distinción de la Unesco como Capital Mundial del Libro) se dedicó a plantearles esta pregunta (y otras más) a muchos escritores argentinos contemporáneos.

La pregunta es: "¿Existe para usted una rutina a la hora de escribir? ¿Repentina inspiración o hábito sostenido?". Aquí, las respuestas más jugosas:

Andrés Neuman, contra el lugar común acostumbrado (inspiración vs. hábito), plantea:
"Creo que no existe ninguna diferencia entre el hábito y la inspiración. La costumbre fabrica epifanías. ¿Alguna rutina? La salvaje: escribir todo lo que pueda, siempre que pueda.

La autora Elsa Drucaroff opina:
"Sin el hábito sostenido, la repentina inspiración se pasa rápido y además nos maneja, llega cuando llega. Sola no sirve. Sirve cuando irrumpe mágicamente (me ocurrió, pero pocas veces), si no, hay que aprender a convocarla, facilitarla. El negro Fontanarrosa decía que la inspiración existe y a él siempre lo agarró trabajando. Ídem. Mi rutina para escribir consiste en usar todo el tiempo que puedo en depositar mi trasero en una silla preferentemente cómoda, ponerme los anteojos y empezar a teclear. Hay un momento en la elaboración de las novelas (cuando están bastante avanzadas y ese mundo y los personajes andan desplegándose en mí casi sin esfuerzo mío) en que preciso aislarme de la familia: me quedo completamente sola en algún lugar y trabajo ocho o nueve horas diarias, suelo escribir así un tercio del libro y o lo termino, o vuelvo con todo casi terminado".

Noé Jitrik, por su parte, define:
"Podría creer que padezco de inspiración pero en realidad son solo ocurrencias a las que no les atribuyo ese carácter divino. Diría, correlativamente, que escribo por hábito sostenido; eso puede ser considerado rutina, pero en realidad escribo en cualquier parte y en cualquier momento".

Abelardo Castillo responde con determinación:
"Ninguna rutina; detesto la palabra rutina. También detesto la palabra inspiración, que me hace pensar en señoritas sublimes al borde del desmayo. Escribo como puedo y cuando puedo".

Y, finalmente, la siempre libre de corsets Hebe Uhart declara:
"No tengo rutina, y no sé por qué le parece a la gente tan importante la rutina de un escritor cuando al ser individuos tan distintos los escritores todos tienen hábitos tan distintos como sus peculiaridades como individuos. En cuanto a la segunda parte de la pregunta, la repentina inspiración y el hábito sostenido no son dicotómicos: la inspiración (configuración de una imagen, sensación, etc.) suele venir cuando uno está o estuvo pensando largamente en una dirección".

¿Qué piensan ustedes del quehacer artístico? ¿Qué despierta la creatividad, de qué depende?

7 comentarios:

  1. Si no haces el esfuerzo de frotar la lámpara, no surge el genio. Debemos, pues, esforzarnos... y la inspiración surgirá.

    ResponderEliminar
  2. La creatividad surge cuando aparece algo que nos hace cuestionarnos, le damos vueltas y vueltas y zas! aparece una nueva forma de ver las cosas, un nuevo planteamiento... así me pasa a veces

    ResponderEliminar
  3. Habituarse a ser creativo y sensible, son las características importantes para un escritor, rutinario,quizás no. La rutina empalaga sea cual sea la rutina.

    ResponderEliminar
  4. no hay nada más alucinante ke ser empujado a escribir sintiendo un goce máximo o un dolor indescriptible...lo demás es producción

    ResponderEliminar
  5. Cristian Santa Cruz M.
    La rutina, es parte de la vida , todos tenemos una rutina, y en ese habito religioso todos tenemos la oportunidad de ver, de observar, de cuestionarse y meditar, Es la rutina la que te lleva a la desesperación de romper con ella y ser diferente... pero es necesaria para lograr una reacción.. pero no todos tienen el habito de sentarse a plasmar todo aquello que la rutina les enseña, todo aquello que les pasa por la mente... pero cuando ejecutas esa acción de plasmar lo que te impacto en ese intante surgue el poder de la imaginación, porque es ella la que te transporta a mundos aun no creados, donde no sabes si lo que dices es una locura o una profesia. Dios habla en lo rutinario, y en lo rutinario te enseña cosas que ojo no a visto ni oido a escuchado... Le has odio hoy..?

    ResponderEliminar
  6. la inspiracion en efecto proviene del canto de las musas y son pocos los afortunados que podemos escuchar ese canto inspirador y a la vez nos hace pensar para escribir

    atte. luis salvador R.

    ResponderEliminar
  7. Pienso que para todo tenemos hábitos en la vida, y es lo correcto, pero definitivamente para quien escribe todo debe ser espontáneo y que fluya sin prisas ni horarios...

    atte: tpeps2012

    ResponderEliminar