viernes, 28 de agosto de 2009

Internet y papel, un viaje de ida y vuelta



La primera impresión cuando Internet estalló (es decir, cuando se difundió a niveles masivos) fue de que el mundo ya había cambiado por completo. La sensación general era que había que adaptarse con urgencia a los nuevos tiempos y todos los formatos de contenido conocidos (periodismo escrito, producción literaria, programas de radio y audios en general, cine y televisión) se apresuraron por encontrar su espacio en la Red.

Pasado el tiempo, sin embargo, el fenómeno de pasaje y traducción al medio web resultó no del todo unilateral. En los últimos años, medios y productos nacidos en Internet iniciaron su camino de vuelta hacia el papel. Ejemplos hay muchos y variados, y vienen ocurriendo desde hace algunos años a esta parte, como en los casos que siguen.

Oblogo (un proyecto de Buenos Aires, Argentina) es una publicación gratuita física (es decir, impresa), pero compuesta enteramente de textos tomados de blogs. Tiene un formato de revista, con una tapa en colores que exhibe la ilustración semanal. Si bien apuesta al papel, la publicación usa recursos de comunidad propios de la web 2.0: permite recomendar qué blogs se deberían incluir en cada edición, recibe votos de los lectores acerca de los contenidos seleccionados y exhibe imágenes (fotografías, arte digital, dibujos) que le acercan los usuarios para ilustrar sus páginas. Todo bien participativo, como ocurre en Internet, pero llevado a subtes, bares y espacios públicos en general, para el disfrute de la lectura off line.

Tal vez las blogonovelas (o el armado de una historia on line a través de publicaciones sucesivas en torno a los mismos personajes y a partir de una situación básica) fueron una suerte de punta de lanza. El éxito de seguidores de Weblog de una mujer gorda, creación de Hernán Casciari, llamó la atención de las editoriales y así se lanzó como libro, retitulado Más respeto que soy tu madre. Pero la cosa no quedó ahí. Antonio Gasalla, gran artista y productor de espectáculos argentino, se animó a adaptar el contenido para teatro y desde entonces la obra (hoy, una comedia) está en cartel con gran éxito de público. Otro caso similar es el de Ciega a citas (de Carolina Aguirre), que no solo se convirtió en libro, sino que también se está guionando para serie de televisión.

Los responsables del sitio Taringa! (el portal de Internet más visitado de la Argentina) también se decidieron a llevar lo que consideraron sus contenidos más valiosos (generados, en esta red, por "la inteligencia colectiva" -como la llaman ellos- de los 2,5 millones de usuarios que tienen) a libro. Taringa! (el título de la recopilación) incluye, en más de 200 páginas en colores, consejos, recetas, ilustraciones y recomendados de los posts más visitados.

Pocos emprendimientos tan asociados a la web 2.0 como Wikipedia, la enciclopedia virtual colaborativa. Y, sin embargo, ya se ofrece un servicio por el cual uno puede encargar la impresión de los artículos que elija. Para una lectura más cómoda, hoy en día se puede pedir una impresión según demanda, personalizada, de la selección de entradas que prefiramos.

Parece ser que el libro, los medios impresos, la ficción, no han muerto, como se anunciaba hace un tiempo, sino que se han reconvertido. Hoy en día, el blog y los contenidos virtuales se aproximan al formato periódico o libro para conseguir mayor audiencia. Tal vez, incluso, para acceder a una legitimidad tradicional que todavía no resulta del todo superflua. Y también, sin duda, para satisfacer a un público que todavía anhela leer en cualquier parte, sin la necesidad de estar conectado y sin que deba ser en pantalla, sino mediante el encanto conocido de pasar las páginas con el dedo. Al parecer, al menos por el momento, un medio (el físico, el de papel) y otro (el virtual, el de Internet) no se sustituyen: se complementan, conviven, se enriquecen.

12 comentarios:

  1. En efecto, el libro no morirá y estará vigente por muchos años más, no tenerlo implicaría un retroceso sin precedentes, pues apartando el romanticismo, no debemos olvidar que los medios electrónicos están al alcance solo de unos cuantos, aunque aparentemente seamos millónes de usuarios de la Red y de la nuevas corrientes de comunicación electrónica. Gracias por el espacio y por la oportunudad de expresar una idea. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hay casos donde el papel terminará siendo sustituido por el medio electrónico, como publicaciones hemerográficas y de consulta. Pero mientras leer en un libro siga siendo más práctico y menos dañino que la pantalla, el libro existirá.

    ResponderEliminar
  3. Oblogo es genial! Lo recibí en el subte y me cambió el estado de ánimo... llegué a casa con una sonrisa! Soy usuario intensivo de Internet y leo muchos blogs, pero leer esos mismos contenidos impresos (con muy buena calidad de impresión y diseño) es una esperiencia muy distinta y que extrañaba mucho. La selección de material es excelente. Entiendo que sólo reparten en el centro. Ojalá cubran toda Buenos Aires y también el resto del país.

    ResponderEliminar
  4. Nada puede sustituir la experiencia de leer en papel, y del olor de las páginas n.n

    ResponderEliminar
  5. Considero que desde el dia en que fue inventada la imprenta, lo escrito en papel tiene un puesto ganado, el cual sera dificil de cambiar, siempre tendra un autor, puede ser leido en cualquier momento y en todos los lugares en que una personase encuentre. Internet aun le falta categoria, veracidad y seriedad.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno el editorial. Soy escritora y he publicado y editado para sitios web, pero también para publicaciones en papel, y si bien la red tiene una llegada tremenda (con la que no pueden competir las pequeñas tiradas de las ediciones en papel a las que tenemos acceso) la universalidad del objeto "libro de papel" o "revista de papel" no tiene comparación. Creo que debemos aprender a usar las ventajas de cada uno de esos medios, la riqueza de sus herramientas y posibilidades, ya que de ningún modo son excluyentes. Me quedo con la última frase del editorial: "Al parecer, al menos por el momento, un medio (el físico, el de papel) y otro (el virtual, el de Internet) no se sustituyen: se complementan, conviven, se enriquecen."

    ResponderEliminar
  7. Asi es al parecer los medios impresos se reusan a desaparecer (hablando de publicidad en medios impresos) y quedarse relegada ante esta super autopista digital de información el futuro es my prometedor con las palm y revistas digitales o TABLE DIGITAL pero ami en lo particular me gusta tomar un libro y leer sin tener que pensar que se termina mi pila o tengo que conectar mi aparato o un cargador de baterias.... Felcidades por este articulo...
    PPBarrera
    Campeche, Mex.

    ResponderEliminar
  8. Apuesto a interpretar la dupla versión digital/ versión impresa como una complementariedad en múltiples casos: ejemplo anticipos, adelantos y toda alternativa que implique celeridad y presentaciones masivas.
    La magia del libro y el impreso en general no se puede, a mi criterio sustituir.
    Cómo se remplaza la voracidad emocional y /o cognitiva de abrirlo, hojearlo, detenerse en cualquier página para poseerlo, apreciarlo, empezar a degustar?
    La oportunidad, comodidad y rapidez de abrir la PC y ubicar un contenido es irremplazable, pero conseguir y portar un libro, , sentirlo cerca del corazón , trasladarlo con nuestra propia humanidad, abrirlo en el momento preciso, recomendarlo, compartirlo, regalarlo en el tradicional sentido de la palabra, no tiene par. Amo los libros aunque no los conozca todos porque amo la esencia de la experiencia humana de vivir- Ana María

    ResponderEliminar
  9. A pesar que las PC cada vez vienen mas pequeñas, no le ganan al libro, revista, folleto o periòdico para la intimidad del W.C. y para que se queden a tu lado en la cama de acompañante cuando ya te vas a dormir... Cuando regalas un libro puedes plasmar una dedicatoria, y pasarlo de generaciòn en generaciòn...

    ResponderEliminar
  10. Felicidades por tan interesante post. Me parece muy bien la visión no tan fatalista sobre la desaparición y "sobrepaso" de los libros. Congenio con la idea de que se trata en estos tiempos, más bien, de una co-existencia, que personalmente me gustaría llamar mejor co-experiencia. Como sea, también creo que sería interesante contrastar la experiencia latinoamericana, con el resto del mundo. ¿Qué pasa en los países europeos? por ejemplo. De nuevo, felicidades.

    ResponderEliminar
  11. Dejame felicitarte por tu blog está muy interesante ojalá sigas así.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Que bueno que está tu blog los temas tienen la información exacta que me interesa, sigue posteando más sobre estos temas.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar