lunes, 20 de julio de 2015

Escritores y amigos

Es el Día del Amigo (en la Argentina... pero, como siempre decimos, cualquier efeméride linda sirve de excusa para el festejo de todos). En otra oportunidad, nos dedicamos a la amistad en la literatura, dentro de los libros. Por ejemplo, la amistad entre Sherlock Holmes y su complementario y elemental Watson; entre los marginados Cruz y Martín Fierro, del largo poema del mismo nombre; entre Tom Saywer y Huckleberry Finn; entre Don Quijote y Sancho Panza (otro par infaltable de opuestos), entre el ingenioso Asterix y el noble y glotón Obelix... 

Por eso, para cambiar el foco, hoy pasaremos revista a la amistad entre escritores, a esas relaciones que sobrevivieron exitosamente a cualquier sombra de rivalidad que naturalmente hubiera podido surgir entre personas consagradas en lo suyo. 

Por ejemplo, los de la imagen: Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges (presentados por Victoria Ocampo), tan cómplices y de humor tan afín que debe de haber sido un placer verlos estar juntos (aunque esto sea imposible, un poco podemos escuchar sus conversaciones si leemos las entradas del diario Borges, que Bioy Casares alimentó luego de cada encuentro durante sus 50 años de amistad). Borges y Bioy pudieron incluso trabajar juntos: crearon antologías editoriales a pedido, ejercieron como jurados de concursos y escribieron cuentos cómicos y detectivescos bajo el heterónimo (es decir, toda una identidad literaria ficticia) Honorio Bustos Domecq. 

También fueron amigos (aunque más acotadamente, durante los años 20) los escritores estadounidenses Ernest Hemingway y Scott Fitzgerald, y ahí tenemos la película de Woody Allen en Medianoche en París para mostrarlo. Y los autores ingleses C. S. Lewis y J. R. R. Tolkien, responsables de los mundos de Narnia (con las Crónicas del mismo nombre) y de Tierra Media (por la saga de El Señor de los anillos), respectivamente, ambos miembros de la Universidad de Oxford y amantes de la mitología nórdica. 

Volviendo al ámbito latinoamericano, amigos, y muy amigos, fueron también Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa, hasta que la relación terminó en el año 1976 con un puñetazo, de dudosa causa, del segundo al primero. Más estable y duradera (desde los 60 hasta el 84, cuando Cortázar murió) fue la relación de Gabo con el autor de Rayuela, otro favorecido (como él, como Vargas Llosa, como el mexicano Carlos Fuentes y como Donoso) por el boom literario. Al parecer, García Márquez lo admiraba: "Cortázar era un escritor como el que yo hubiera querido ser cuando fuera grande", dijo una vez . 

¿Qué otros escritores amigos conocen? Lo seguimos conversando aquí. 

4 comentarios:

  1. La amistad entre los poetas románticos Lord Byron y Percy Shelley fue muy intensa y duró hasta la prematura muerte de Shelley.

    ResponderEliminar
  2. ¡Es cierto, Patricia! ¡Gran aporte!

    ResponderEliminar
  3. Entre Lou Andreas-Salomé y Sigmund Freud se presento una amistad... marcada por intereses reciprocos...

    ResponderEliminar
  4. Friendship is the best thing which make us stronger. The friendship between writers , those relationships that successfully survived any shadow of rivalry that could naturally have arisen among people consecrated in theirs. This their friendship is so honorable.
    - trump twitter

    ResponderEliminar