jueves, 29 de agosto de 2013

Con b de bueno... - apuntes sobre la ortografía

Ya sabemos lo que opina Gabriel García Márquez sobre la ortografía porque lo expresó con toda contundencia en el Congreso de la Lengua Española celebrado en México, en 1997. Entonces, revolucionó el debate sobre nuestro idioma con el llamamiento:
Jubilemos la ortografía, terror del ser humano desde la cuna: enterremos las haches rupestres, firmemos un tratado de límites entre la ge y la jota, y pongamos más uso de razón en los acentos escritos, que al fin y al cabo nadie ha de leer lagrima donde diga lágrima, ni confundirá revolver con revólver. ¿Y qué de nuestra be de burro y nuestra ve de vaca, que los abuelos españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una?
A lo que Octavio Paz respondió:
El habla evoluciona sola, no tiene por qué proclamar ni declarar la libertad de la palabra, ni su servidumbre. Muchas de las expresiones que García Márquez propuso para sustituir las conjugaciones actuales son arcaicas. Tampoco estoy de acuerdo con la supresión de la hache. Si queremos saber adónde vamos hay que saber de dónde venimos.
Y se podría decir que son ciertas ambas cosas: la forma de escribir las palabras desvela su etimología… y, por otra parte, la ortografía, muchas veces, nos complica la vida. “Escribir como se pronuncia”, es el lema de algunos: que se instale una correspondencia unívoca entre sonido y letra, y si no hay sonido (el caso de la h), pues que no haya letra que represente esa falta.

Pero ciertamente la h y las distintas variantes para escribir los mismos sonidos (b/v, g/j, en algunos contextos, s, c y z, dependiendo de la región) están incorporadas de forma totalmente consensuada. Son convenciones que los hispanohablantes ya aceptamos. Funcionan porque todos los hablantes convenimos (de modo implícito) en llamar a las cosas por los nombres con que las llamamos. Y porque acordamos escribirlas de un cierto modo: el modo que las academias de la lengua muestra.

Como principio general, al menos en la actualidad, las academias no buscan imponer formas, sino recoger los usos más difundidos (y no necesariamente los más prestigiosos) y mostrarlos como modelos. El beneficio que se busca es evitar la dispersión gráfica y guiar la pronunciación de las palabras. El criterio es que si hay una forma escrita conocida, estable y aceptada por sus hablantes, es la que se debe mantener para asegurar la comunicación: para que todos entendamos, a partir de una palabra o expresión, lo mismo. Y para que haya más palabras y menos confusión…  si existe cazar, en el sentido de ‘atrapar un ser vivo’ y casar, en el sentido de... bueno, no hace falta ser redundantes (jeje…), el hecho de que dispongamos tanto de la s como de la z puede tener sentido.

¿Qué opinan ustedes de la ortografía (o directamente, de la existencia de la normativa) y su utilidad? ¿Cómo ven las reformas periódicas que la Real Academia introduce? Lo conversamos aquí.

48 comentarios:

  1. Hola, buen tema el de la orografía: Topéme en una ocasión con un anuncio en un kiosco (o quiosco): "tarjetas autodecías"...Tras varios escalofríos, el ambiente navideño reinante me dió la clave: "tarjetas autoadhesivas"...
    sirva esto para ilustrar que podemos llegar a la anarquía ortográfica..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio, la verdad es que en el ejemplo que das, el escritor no peca por errores de ortografía, sino más bien por desconocimiento de la palabra que se desea emplear. Seguramente el publicista no sabía escribir autoadhesivas con "h" intermedia, pero tampoco hubiera sabido escribir esa palabra si no hubiera llevado la "h".

      Eliminar
    2. En mi país la gente dice güevo para referirse al huevo... y como todos sabemos que güevo se escribe con hache vamos a empezar a escribir GUHEVO y de paso demostrámos que la diéresis es buena en otros idiomas pero en español sobra.

      Eliminar
    3. ...y ni hablar de la "orografía" y la "ortografía"... que la lengua es un paisaje y una geografía compleja...

      Eliminar
    4. Lo único importante es que García Márquez como escritor es insuperable y su novel fue muy merecido. Esto de la ortografía es otra astucia del escritor para hacerse notar y que se hable de él ! y bien que lo ha logrado!.

      Eliminar
  2. Buenas tardes. El comentario de julio (29 de agosto de 2013 12:47) es acertado, pues al paso que va la educación, la ignorancia de algunos educandos y peor aún, la de muchos maestros o profesores, pronto la anarquía ortográfica inundará el mundo. Si de por sí es espantoso ir por las calles leyendo los horrores de la ignorancia, lo que será verlo en las revistas, periódicos o libros!!! Ojalá que no suceda, ya bastante hay con el caló.

    ResponderEliminar
  3. Mi pensamiento es muy claro al respecto: me gusta escribir sin faltas ortográficas y me gusta leer sin faltas...
    Detesto ver horrores en periódicos, publicidades, etc...o será que estoy muy mayor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un tema de edades, es un tema de educación, que buena falta hace en nuestro Pais. Me extraña tanto que Márquez no defienda la riqueza del lenguaje siendo escritor. Bien por Octavio Paz...

      Eliminar
  4. Me fascinan las letras, literal. Me gusta, disfruto escribir correctamente, es trasmitir nuestros sentimientos al papel. Tal y como vamos sera un arte escribir; expresarme... tener mi muy particular romance con mis palabras... con mis letras.

    ResponderEliminar
  5. ...de acuerdo con la ortografia, pero mi teclado no conce de tildes, enies y demas fundamentos, y eso, seniores, frustra, realmente saca de quicio. Heme aqui con el propio ejemplo, en esta lop top gringamente universal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado divannimolotov, eso se soluciona fácilmente configurando las propiedades de su teclado. Con un poco de paciencia lo logrará y podrá disfrutar del placer de escribir con correcta ortografía.
      Saludos.
      Héctor

      Eliminar
    2. Hola yo estoy de acuerdo con garcía marques, y mas en nuestro país que se le agregan muchos calificativos a un objeto, me parece un poco absurdo eso ejemplo me gustaría q vaso solo fuera vaso y ya! Por que? Que tiene q ver un vaso de agua con un conducto de sangre?

      Eliminar
    3. Es obvio porqué estás de acuerdo con García Márquez. Sólo es necesario aplicar ortografía "elemental" (ni siquiera básica) a tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  6. Que la ortografía sea una necesidad del ser humano, tanto así como el alimento ¿No es la palabra lo mejor que tenemos?¿La herencia perfecta de nuestros antepasados?¿Evolución de la lengua o involución? Está en nuestras manos destruirla o mejorarla.

    ResponderEliminar
  7. Es posible que puedan existir algunos casos donde definitivamente las reglas ortográficas no tengan razón de ser como el caso de la h, sin embargo existen otros muchos donde a mi humilde juicio no es que sea irrelevante (ejemplo caso de la b y v), sino más bien que no hemos sido del todo educados ó bien disciplinados en aplicar las reglas ortográficas a la correcta pronunciación....Creo que desde la educación elemental debería ponerse más énfasis en la explicación de estas reglas, porque en su lugar la pereza e indisciplina de educandos y demás letrados están formando un gremio bajo justificación de una idiosincrasia.

    ResponderEliminar
  8. Creo que sería bastante difícil acordar normas nuevas en una comunidad de hablantes tan amplia como la nuestra. La eliminación del acento en algunas palabras no tendría problema. Por ejemplo entre árbol y arbol no hay ninguna diferencia; pero entre cómo y como parece que sí. ¿Cuál será el significado de la siguiente expresión? ...como lo que quiero pues es indispensable...

    ResponderEliminar
  9. Hola a todos, excelente tema este de la ortografía y su uso, antes que nada, comentarles que soy escritor, tal vez en el lugar en el que menos se escribe y se lee, Santa Cruz (Bolivia), en fin, como usuario y usufructuario de las letras debo decirles que para mí, toparme con errores y horrores ortográficos era mi comida diaria, pero cuando aparecieron los sms's (mensajes de teléfonos móviles), la cosa fue de picada, porque ya no se comete una simple omisión a las reglas, sino que se viola de manera flagrante al idioma. Al principio me caía como taladro de dentista, pero al ver que mi hija utiliza ese nuevo lenguaje y logra de manera sobrada su propósito central, que es el de comunicarse, sólo me queda reflexionar sobre: Si estoy dispuesto a aprender o reprender.
    Saludos,

    Jimmy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jimmy, me gusta tu comentario, porque revela observación y flexibilidad ante los cambios del lenguaje que, nos guste o no, han llegado para quedarse.
      Por otro lado, nada nuevo debajo del sol, ya que el desarrollo de la Lengua ha sido un continuo cambio, y como han demostrado ser esos bamios lingûìsticos, siempre van hacia la simplificación y jamás hacia la complejización. Sabemos que nuestra palabra "ojo" deriva del latín "okulum": no me quisiera imaginar la cara de los latinos que hoy pudieran ver tales derivaciones. Saludos.

      Eliminar
  10. muy de acuerdo con Jimmy, pero que debemos luchar por mantener nuestra ortografía o k seguiremos inmobilies al respecto.

    alangua

    ResponderEliminar
  11. Con la intervención de la tecnología en todos los campos de la comunicación humana, el asunto es que ya se DIO la simplificación. Los hispanohablantes tuvimos que aceptar lo que en otros idiomas (en especial sucede con el Inglés)nos fue IMPUESTO.
    Podemos asegurar que es más fácil aprender que desaprender. Es el caso de SÓLO (Solamente) y solo (Estoy solo), etc.

    ResponderEliminar
  12. Lo que me sorprende en el día a día es ver que muchos profesionales olvidan elementalmente el uso de las tildes y los signos de puntuación, por ejemplo, les es indiferente contestarle a un ciudadano: comuniquese con la Secretaria en lugar de comuníquese con la Secretaría; entonces uno se pregunta ¿cómo puede ser esto? y más teniendo en cuenta que quien les corrige no cuenta con un título profesional. :(

    ResponderEliminar
  13. Nuestra lengua no es la española sino que nos fue arrancada a la fuerza,de modo que no tenemos por qué respetarla. Pero eso no significa que deformemos al idioma,porque cómo vamos a buscar en un diccionario cuando alguien quiere aprender este o cualquier otro idioma.No hay forma. Las reglas son básicas para comunicarnos con gente de otros países porque existe un modo de conocerlo que y no dos.Otra cosa es sacralizar al idioma, eso no. Podemos llamar guita al dinero, cana a la policía, en fin introducir un vocabulario propio dentro de otro idioma y está bien y hasta es para felicitar a quienes lo hacer, porque es violar, desterrar una palabra por otra y no sustituir sus letras, Eso no. Hay que cambiar este idioma intruso y reemplazarlo todo, o casi todo como hacen los mejicanos. Escribamos en un idioma nuestro y no en uno ajeno.Pero no le quitemos el orgullo al idioma español porque es lindo, dulce y lo único bueno que gtienen ....pobres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cómo puedes decir, che, que la lengua te fue arrancada con ese apellido que llevas, che, hay voludos que no distinguen, y así les va a campanella...

      Eliminar
    2. Los idiomas no se arrancan, ni se pueden imponer. Los idiomas, como es el caso del pueblo argentino, se aprenden por necesidad, o por fortaleza o pujanza de unos sobre otros. Como dato: la lengua que menos hablantes tenía tras la independencia de Hispanomérica era el castellano, también llamado español. Y hoy, dos siglos, casi tres, después, resulta que es la más hablada en todo el continente. Y sin "arrancar " ni ningún plan maquiavélico de arrinconamiento de las otras, las vernáculas o las amerindias. El español se coló entre los habitantes como un viento. Sin sobresaltos. Simpelmente porque tenía un alfabeto y una gramática (ya, desde Nebrija 1492).
      ¿Sirve, pues, para algo la gramática? La respuesta es que sí: para, salvando las distintas particularidades de cada región (en España no hay dos regiones que hablen igual) pueda darse la comunicación sana, exacta practica y comun entre hablantes utulizando sólamente la general y estándar. Aquella con la que dos personas, una de Buenos Aires y la otra de Quito, se entiendan a la perfección, se lean y se escriba.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Cómo se puede llegar a pensar que el uso de la "h" no es necesario? Cómo quedaría la frase que me hizo distinguir su uso.... Ahí hay un hombre que dice ¡ay!?

    ResponderEliminar
  15. La vida sigue igual che, sin compromisos. Lo escrito, escrito está, sin más che, yo no quiero mal para con nadie.

    ResponderEliminar
  16. Lo que yo creo es que si ya de por sí nuestras lenguas se derivaron del latín vulgar... ¿a dónde vamos a llegar si ya ni escribir correctamente se respeta? Porque no cuenta "la moda", al menos para mí, o eres fiel o infiel de la ortografía. Además me gustaría saber... lo que sucede al habla hispana... sucederá también a otras lenguas?

    ResponderEliminar
  17. Yo también sufro cuando leo tantos horrores ortográficos, pero para mi, ya los acentos tal vez son lo de menos, por que ya se evolucionó a frases como:
    we, ps k onda, oie ya se q qiero de regalo de compleaños, Muaaaaak!!

    ResponderEliminar
  18. Espero que siga las reglas ortográficas, ya que me costo y me sigue costando aprenderlas, y sinceramente no es justo lo que se hace...Buen Día
    Rosalva

    ResponderEliminar
  19. Pensémoslo así: tal vez, si el día de mañana la memoria histórica nos concede alguna nota al margen —que a su vez forme parte de alguna perdida reseña resumida hasta el dislate—, quizá, digo, a aquellos que cultivamos la ortografía en estos tiempos tan disolventes y descartables, se nos recuerde como aquellos que hablábamos un lenguaje culto. Algo así como la relación que tenían los antiguos romanos con el griego clásico. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  20. ¡Muchas gracias por todos los aportes! Muchos hablan del placer de escribir bien, ¡muy cierto! Que, como implica Javier Lucero en su ejemplo, implica también usar bien, claramente, la puntuación.

    Respecto al uso de la lengua en las redes, es un caso aparte. Logran comunicarse con sus pares, finalmente, y ese es el principio de un sistema lingüístico. La cuestión, tal vez, sea que quienes usan esa jerga sepan comunicarse del modo más convencional, cuando corresponde (por ejemplo, al postularse para un trabajo, en comunicaciones más formales):

    Qué linda descripción, Sergio, la de los tiempos "disolventes y descartables"... aunque suena triste.

    ResponderEliminar
  21. Domingo F. Sarmiento, en el Siglo XIX ya había hecho la propuesta de García Márquez, y tuvo una conocida polémica con Andrés Bello, que era un purista del lenguaje.
    Ocurre que Sarmiento era un maestro, y sabía de las dificultades que tiene un alumno para adquirir un código tan complejo y enmarañado con casos como s,c,z, el uso de la g, la j, la r, h, ch, etc.
    Para quienes han nacido en un universo alfabetizado y dominan la escritura antes de ir a la escuela, es muy sencillo instalarse en la normativa del lenguaje y seguir adelante con fluidez y éxito. Pero para quienes pertenecen a sectores socioculturales diferentes, con predominancia de lo ágrafo, con escasa o nula valoración de la escritura, es muy difícil aprender toda la normativa y llegar a un uso eficaz de la lectoescritura. Y en nuestro mundo occidental y cristiano, la escritura siempre fue poder, y el analfabetismo siempre fue marginalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precisamente la ignorancia motivo de opresión, por lo que debe combatirse sin duda con educación...

      Eliminar
    2. Si es difícil, pero hay un dicho muy cierto "querer es poder, y si me encuentro en el perfil de lo ágrafo y me interesa salir de él, lo intentaré...

      Eliminar
  22. El deterioro gramatical de los últimos tiempos
    ya es algo que escandaliza, todos cometemos errores al escribir pero lo que nunca nos interesa es corregirlos, español es español y no debemos mezclarlo con aforismos y palabras de otros aunque parescan mas elegante, pero no mas denigrante de todo es que toleramos a los que escriben y leen mal,encontre errores de escritura en libros científicos sin que nadie dijera nada y hasta opinara que es un buen libro para leer, y personales como en de una institucion de gobierno que dijo en televisión cuando vean que los árboles se estan CAENDO en tonces pueden estar seguros es en inminente un deslizamiento.

    ResponderEliminar
  23. sermen 1 de septiembre del 2013

    Lo que el genio sur-americano propone no es nuevo ; porque independientemente de su preocupación por el tema gramático-ortográfico de nuestra bella y complejísima lengua ; a través de todos los tiempos la gente ha hablado como ha podido o -peor aun - como ha querido debido a sus militantes educacionales: falta de formación , falta de voluntad para aprender , mejorar y superarse.En medio de estos -va y viene - "vaivenes" dice la gente , el idioma nuestro se ha enriquecido y se ha expandido alcanzando niveles verdaderamente impresionantes .No creo que lo mas adecuado sea ante la limitante de algunos -y aun si fuera de todos - ceder y eliminar nuestras reglas gramaticales por el solo hecho de que la gente tiene dificultades para escribir correctamente.No sería mejor usar nuestras capacidades y nuestras influencias o la capacidad de influenciar a otros , para impulsarlos a amar su lengua y mejorar. Por qué ceder? Por qué elegir el atraso? Donde estaríamos hoy como raza humana si nuestros antepasados hubieran elegido rendirse en vez de esforzarse mas y mas para ser mejores y que de rebote también nosotros lo seamos.Si limitaramos , si le quitaramos a nuestra lengua sus efectos y sus propiedades , la estariamos limitando como muchos otros idiomas en el mundo muy hablados pero tan pobres en cuanto a sus recursos de expresión.
    Cree usted que sea lo mismo decir: " Casemos a "Juan" con un AKA " que " Cazemos a " JUan" con un AKA " Cual cree que sería la diferencia?mmmmmm.....correcto , hay toda una vida de diferencia.

    ResponderEliminar
  24. Creo que el día que pongan de lado algunas de los grafemas como la H, Ñ,G,J,C,S,Z parte de nuestro legajo cultural se habrá perdido. Las normas se han dado para ayudar a la comprensión y facilitar la redacción, de tal modo que haya coherencia, sentido y armonía en el texto. Y si para eso es necesario esforzarnos por aprenderlas, pues hagámoslo.

    ResponderEliminar
  25. Tengo ya mas de setenta años y me deprime ver de que manera los parlantes de nuestro idioma "sigen" perdiendo el tiempo buscando ( o vuscando?) argumentos para mantener el dominio feudal de la lengua de origen ( u orijen?) latino.
    Por suerte los jóvenes con el SMS y las escrituras del mundo etéreo de los celulares, están terminado con el feudalismo presente en donde se "sige" taladrando a los niños al mejor estilo "The Wall". En muchos ambientes se esconde Hitler o sea el enano fasista todavía esta en las escuelas tratando de reproducirse.

    ResponderEliminar
  26. Que decir, en muchos aspecto la ortografía limita a muchas personas a liberar su imaginación y plasmar en papel todo un mundo de requisas y oportunidades, tras muchos años de "odiar" la ortografía por los innumerables puntos perdidos no solo en los exámenes de español así como por los nunca olvidados coscorrones (pequeños golpes en la cabeza) de mi madre por no saber escribir una palabra, aprendí, que necesitamos de normas, somos una sociedad y como tal creamos normas en nuestro camino, el español es una lengua inmensamente rica, hace algunos años ya mayor me di cuenta del importante que es la ortografía de lo espantoso que los jóvenes escriben en los sms. El debate es amplio pero repito somo una sociedad y como tal necesitamos normas para no caer en anarquía

    ResponderEliminar
  27. ¡Escandalizado me he! (que no meé, lo cual haríamos gracias a la gracia de García-Márquez, al cual, seguro que le llevan todos los diablos cada vez que ve mal escrito su nombre). Y lo hago cada vez que me planto ante un escrito plagado de faltas, cual campo minado, mirándolo como el arqueólogo aquel que contempló por primera vez los bonitos dibujos que adornaban los restos egipcios: "¿pero qué narices pone aquí?"

    Si cada vez que hemos de enfrentarnos a un texto escrito tenemos que enfrentarnos también a la idiosincrasia del que lo ha escrito, ¡aviados estamos! Sin unas reglas comunes, cada uno desarrollando su propio código, a medida de sus filias y de sus fobias, propias a cada individuo, independientemente de su educación o su origen, nos encontraremos con que esta incomprensión que padecemos en la actualidad se extendería hasta no comprender a nadie, por muy cercano que lo hayamos creído tener.

    Y todo esto viene de esa creciente fobia por el lenguaje escrito, esa nueva creencia de que toda regla es una restricción de una libertad ilusoria que queremos llevar más allá de lo que nos corresponde, arroyando siempre la de los demás, que no existe por no ser la nuestra. ¡Por favor! Sitúense en mitad de un desierto desierto (y no es una errata ni una reiteración) y disfruten de esa absoluta y desmedida libertad, comuníquense con ella y detállenle sus pensamientos. ¡Efectivamente! Si no han comprendido la futilidad del experimento, es un tiempo perdido.

    Como decía, antes de adentrarme en los cerros de Úbeda, la fobia a las reglas del lenguaje escrito posiblemente vengan de la creciente fobia a enfrentarse al susodicho lenguaje escrito, en favor de la inmediatez del lenguaje hablado donde no se ven ni "bes" ni "uves" y, desde luego, las "haches" no se escuchan, y los acentos se inciden en aquello que quiere remarcar el interlocutor, consciente o inconscientemente. Pero, ¿qué permanencia tiene este discurso oral más allá del aliento que lo ha originado? Las obras escritas han durado cientos, miles de años en muchos casos, y las reglas que regían el leguaje con el que estaban transcritas han evolucionado, pero de forma que, con el paso del tiempo, los que las han vuelto a leer han sido capaces de reconocer su significado.
    Si olvidamos todas esas reglas, ¿qué significado perdurará en nuestros mensajes, más allá de un incompresible jeroglífico, incluso en el momento de escribirlo?

    ResponderEliminar
  28. ¡Qué interesantes sus comentarios, más acá o más allá de los cerros de Úbeda! Y cuánta repercusión... debemos seguir tocando estos temas, parece. Los seguimos leyendo. ¡Saludos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  29. La ortofonética o escribir según pronunciamos tiene su aquel, no se crean. Lo que propone Gabo, a nada que se piense, da para hablar largo y tendido. ¿como escribir Márquez? por ejemplo, si un colombiano pronunciará Marques, que no marqués. Y los que si pronuncian la zeta o zeda, ¿qué hacen mientras? Pasan a llamarlo Marques para no ofenderlo. ¡Menudo papelón para el cartero!
    Ola, es "onda de las aguas" y además, al quitarle la hache, esa imposición feudalista como decía alguno, pasa a significar también saludo (hola). Y nos ahorramos, fíjense qué bien, un registro del diccionario y ganamos un homónimo. "Ola ke ases" en vez de "Hola, qué haces". Quinientos años de gramática y un centenar de convenio entre academias, al garete.

    ResponderEliminar
  30. Soy de la opinión que si escribimos las palabras como se escuchan nos confundiríamos, ya que cada región tiene sus formas particulares de nombrar las cosas.

    ResponderEliminar
  31. Por llevar la contraria a García Márquez, creo que la lengua escrita debe ser imperturbable, ajena a modas temporales. Las actualizaciones de la misma deben ser consecuencia de modismos y expresiones muy insistentes en su uso y suficientemente extendidas en la comunidad hispano-hablante. Las lenguas escritas se deben cuidar para que cumplan su papel, esto es, ser vehículos de comunicación entre individuos. Cada uno en su zona tendrá sus peculiaridades lingüísticas y de pronunciación, pero si necesitamos comunicarnos con el resto, bastaría con hablar como se escribe para llegar a entendernos con las suficientes garantías.

    ResponderEliminar
  32. Considero que la lengua escrita debe respetarse, a los que tratamos de respetar todas sus reglas y formas nos resulta en ocasiones incómodo tratar de leer frases como: el izo lo conbeniente

    ResponderEliminar
  33. No estoy de acuerdo con García Marquez, porque él en sus novelas usa la ortografía bien y sabe el uso del lenguaje. Creo que lo dijo simplemente para llevarle la contraria a la academia de la Lengua y no sea ella nada más la que dicte los parámetros a seguir con la ortografía. No olvidemos que tener buena ortografía viene dado con el grado de estudio que tiene la persona, mientras más lee, mejora la ortografía y denota hasta donde llega el ser humano en su ignorancia por no leer.

    ResponderEliminar
  34. En esto, en lo único que estaría de acuerdo con él sería en reconocer que como escritor es insuperable.

    ResponderEliminar