lunes, 16 de abril de 2012

Intertextualidad en pequeñas dosis

Hace pocos días mencionábamos en facebook el debate (devenido en juicio) entre María Kodama y un autor que tomó "El Aleph" -el conocido relato de Jorge Luis Borges-, lo "engordó" (duplicó sus 4000 palabras agregando nuevas acá y allá) y lo publicó, precisamente, con el descriptivo título El Aleph engordado. Simplificando, la interpretación en torno al polémico lanzamiento fueron dos: apropiación indebida (Kodama) - intertextualidad productiva (Pablo Katchadjian, autor del experimento).

La intertextualidad es un concepto literario definido por la crítica en el siglo pasado, que se refiere al hecho de que cada texto se relaciona con otros. No hay obra cerrada y autónoma: todas evocan, de manera más o menos explícita, temas, estilos, estructuras de otras; todas incorporan -mediante la cita, la alusión, la imitación, la parodia o la ironía- expresiones artísticas anteriores. En pocas palabras, toda obra es un diálogo con otras, las pasadas y las por venir.

Aquí, dos ejemplitos de intertextualidad en la disfrutable forma de microrrelatos:

"El cuervo preparado", de Álvaro Yunque, con la célebre fábula del zorro y el cuervo

El Cuervo, subido a un árbol, estaba no con un queso según dice la fábula clásica, sí con un sangriento pedazo de carne en el corvo pico. Llegó el zorro. El olor lo hizo levantar la cabeza, vio al cuervo banqueteándose, y rompió a hablar.
—¡Oh, hermoso cuervo! ¡Qué plumaje el tuyo! ¡Qué lustre! ¿No cantas, cuervo? ¡Si tu voz es tan bella como tu reluciente plumaje, serás el más magnífico de los pájaros! ¡Canta, hermoso cuervo!
El cuervo se apresuró a tragar la carne, y dijo al zorro:
—He leído a La Fontaine.

"Lot", de Olga Harmony, de ecos bíblicos

¡Qué tedio puede llegar a padecerse al lado de un justo! Todos se divierten en Sodoma, menos en esta familia en la que tanto se teme al pecado.
Y, exasperada, la mujer de Lot prosiguió su soliloquio:
—¿Es que nada vendrá a darle sabor a mi vida?

21 comentarios:

  1. Prometían "Compartir OTRAS manifestaciones de intertextualidad", en esta página y veo que son las mismas del boletín. Qué pasó?!

    ResponderEliminar
  2. Que me dicen de Paulo Coelo que en su libro el Alquimista no hizo mas que engrosar uno de los cuentos de "La Oracion de la Rana" de Antony de Mello, (Paulo me debes unas cuantas horas y los Lempiras 400 que me costo tu libro)

    Frodo.

    ResponderEliminar
  3. esto es una basura, un engaño, ¿donde están las otras intertextualidades?

    v. hugo

    ResponderEliminar
  4. NO PUSIERON MÁS INTERTEXTUALIDADES NOS ENGAÑARON O DE PLANO NO ESTÁN EN LO QUE DEBEN.

    ResponderEliminar
  5. Por favor, ¡no se enojen! ¡Nadie quiso engañarlos! Dijimos "otras manifestaciones de intertextualidad" porque pensamos en que, tal vez, los lectores querían transcribir otros ejemplos que conocieran o a ensayar alguno propio. Era una invitación a participar (tal como hizo Frodo), como hacemos tantas veces.

    ResponderEliminar
  6. Respecto al engordamiento del Aleph pensaba que este tipo de cosas causan en literatura un escándalo que no causan en, por ejemplo, artes plásticas. Intervenir y modificar una obra de otro artista no es motivo de queja en pintura sino una recreación. De hecho, Botero no hizo otra cosa casi, y literalmente "engordó" obras de maestros que lo precedían. Pero aún saliendo de la obviedad e Botero, dada la gordura de sus personajes, hay otros modos a los que también apeló Picasso y casi todos los artistas plásticos.

    ResponderEliminar
  7. Aldo, es verdad. Con solo pensar en Duchamp podemos entender el arte más como un gesto que como una creación total. ¿A quién engordó Botero? Eso no lo sabíamos...

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la pequeña lección de "estática lectora", se supone que al leer algo que nos guste o nos llame la atención, como minimo nuestra reacción como lectores debe ser responder o relacionar, comparar etc. Otro tema con el leido en el blog pues es lo que le da vida( virtual, pero vida); sin embargo solo leemos de tal manera,que no aportamos por decidia, flojera o lo que sea. al menos yo escribo por primera vez en el blog. por lo tanto me comprometo a hacerlo mas seguido. Saludos desde el sureste Mexicano, desde Tabasco.

    ResponderEliminar
  9. y donde está mi amiga ?!!!

    ResponderEliminar
  10. Bueno, se me ocurre inmediatamente retrucarle a Kodama el "plagio" de Borges a Hernández en "El Fin"... ;) Estos escándalos suceden cuando se privilegia el negocio lucrativo por sobre el arte, en la literatura. De todas maneras, en el caso de que este autor hiciera unos buenos pesos con su obra, no estaría mal que reconociera con unas regalías el "pequeño aporte" de Borges, no?

    ResponderEliminar
  11. que buen articulo no lo tenia que buen aporte gracias

    ResponderEliminar
  12. No le encuentro sentido a este artículo. ¿Alguien podría sacarme de mi ignorancia y ayudarme a entender la importancia del artículo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Respecto a tu comentario creo que es importante reconocer que pensamos que las obras son completamente creación original -algunas de las veces por que desconocemos si alguna vez fue escrito- pero en muchas ocasiones es por que se recurre tanto a los "cuadros" como a "las relaciones intertextuales" por lo que no nos damos cuenta de que la obra en sí descansa en sobre otras; y para el caso de un arte como es la escritura no se suelen utilizar indice de referencias como se hace en un texto cientifico o técnico y se suele abusar del conocimiento del lector

      Eliminar
  13. Al respecto Cardoza... mencionaba: Cría ojos y ellos te sacarán los cuervos.

    ResponderEliminar
  14. Siempre me ha parecido muy interesante la intertextualidad. Un diálogo entre tiempos y autores remotos que nos enriquece la mirada. La Ítaca de Ulises crece en el poema de Cavafis, por ejemplo. Dejo aquí un hermoso y sugerente poema de Ángel González (al menos a mí me lo parece) que puede servir también de ejemplo. Cuánto juego ha dado la Odisea.

    ILUSOS LOS ULISES

    Siempre, después de un viaje,
    una mirada terca se aferra a lo que busca,
    y es un hueco sombrío, una luz pavorosa,
    tan sólo lo que tocan los ojos del que vuelve.

    Fidelidad, afán inútil.
    ¿Quién tuvo la arrogancia de intentarte?
    Nadie ha sido capaz
    —ni aun los que han muerto—
    de destejer la trama
    de los días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buen aporte, Rosario, ¡muchas gracias!
      (Efectivamente, qué inspiradora resultó la Odisea).
      Muchos saludos.

      Eliminar
  15. el conocimiento es patrimonio de la humanidad no es propiedad privada nos pertenece a todos,..es de construccion colectiva y ancestral. cuando alguien asimila un conocimiento este tambien le pertenece y queda en libertad de cualquier manera comunicarlo en un ejercicio de interrelaciones.la intertextualidad es un facilitador de la comunicacion.

    ResponderEliminar
  16. "esto es una basura, un engaño, ¿donde están las otras intertextualidades?"

    v. hugo

    Hola Hugo y demás intertextualistas, en pequeña dosis o equis palabras. Digo aquí y ahora intertestualizando a Hugo. ...esto no es una basura es peor que los mejoeres auatores que se dejan llevar por la creación universal de la palabra, es un engaño pero a medias y hasta el traductor dice que es un engaño, pero no sabe cual es y hasta dónde? ¿dónde están las otras intertextualidades que enriquecen las maravillosas obras en palabras, formando una red intertextual finita dentro de lo infinito?
    l u @ l r e k sabado 21 abril 3012 10:27 p.m.

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante. Gracias por el aporte !!

    ResponderEliminar
  18. Excelente recordar las intertextualidades que a veces limitan peligrosamente con el plagio. Pero en Chile tenemos un incomprendido presidente que en sus discursos creo la interconceptualización cambio el significado de conceptos para crear una nueva figura literaria que algunos ahan definido como "Piñericosas"; por el existen literariamente los leopardos en este frio pais de sudamerica donde abundan los sapitos con rulos, y periodicamente es sacudido por "marepotos" y "Tusunamis". Escribe versos de himnos nazis en una visita a Alemania, da por muerto a Nicanor Parra, y cambia el lugar de nacimiento de Pablo Neruda; un ejemplo de como asociar la intertextualidad con la interterritorialidad....

    ResponderEliminar