lunes, 23 de abril de 2012

De Cervantes al Duque de Béjar

23 de abril de 1616 (al igual que Shakespeare, aunque siguiendo otro calendario) murió Miguel de Cervantes Saavedra, el autor de muchas obras, pero sobre todo de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, en sus dos partes, que constituye para la crítica la primera novela moderna.

De ese famoso, indispensable y novedoso libro, extraemos su dedicatoria, en la que, como no podía ser de otra forma, Cervantes dedica el libro a su mecenas:
AL DUQUE DE BÉJAR, MARQUÉS DE GIBRALEÓN, CONDE DE BENALCÁZAR Y BAÑARES, VIZCONDE DE LA PUEBLA DE ALCOCER, SEÑOR DE LAS VILLAS DE CAPILLA, CURIEL Y BURGUILLOS
En fe del buen acogimiento y honra que hace Vuestra Excelencia a toda suerte de libros, como príncipe tan inclinado a favorecer las buenas artes, mayormente las que por su nobleza no se abaten al servicio y granjerías del vulgo, he determinado de sacar a luz al Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha al abrigo del clarísimo nombre de Vuestra Excelencia, a quien, con el acatamiento que debo a tanta grandeza, suplico le reciba agradablemente en su protección, para que a su sombra, aunque desnudo de aquel precioso ornamento de elegancia y erudición de que suelen andar vestidas las obras que se componen en las casas de los hombres que saben, ose parecer seguramente en el juicio de algunos que, no conteniéndose en los límites de su ignorancia, suelen condenar con más rigor y menos justicia los trabajos ajenos; que, poniendo los ojos la prudencia de Vuestra Excelencia en mi buen deseo, fío que no desdeñará la cortedad de tan humilde servicio.
(Más sobre dedicatorias, en el libro de regalo para los miembros del Club de Lectores).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada