domingo, 22 de agosto de 2010

Chéjov, la ironía póstuma

Elvira Lindo, en El País, cuenta el final de Chéjov:
El último adiós a Chéjov estuvo marcado por un quiebro cómico. Su cuerpo inerte, procedente de un balneario alemán, entraba en la estación de Moscú en un vagón de ostras. Aquellos que le esperaban se equivocaron de muerto y se unieron a la comitiva que honraba a un general, con orquesta incluida. Su amigo, el escritor Máximo Gorki, lamentó que aquella anécdota tragicómica rubricara la vida de quien tanto había huido de la vulgaridad. Cierto, pero también lo es que la melancolía chejoviana está impregnada de ese humor con el que empezó a ganarse la vida, escribiendo historietas cómicas bajo el seudónimo de Antosha Chejonte.
Y resume, en sus palabras, por qué queremos tanto a Chéjov:
¿Por qué queremos tanto a Chéjov? Porque es el paradigma del escritor moderno, no juzga a los personajes, les deja hablar en su propio lenguaje, concede voz a los débiles, a los niños, a los presos, a las mujeres, o defiende la naturaleza y los animales con una actitud hasta el momento desconocida.
La nota completa, aquí.

1 comentario:

  1. Y hablando de finales, se me viene a la memoria el final de "El jardín de los cerezos", donde pareciera que las palabras ya no bastan e irrumpe entonces la música... es uno de los momentos más mágicos y grandes, a mi parecer, de la historia del teatro:

    "Ruido lejano, como si viniera del cielo, como el de una cuerda de violín, que estalla. Ruido siniestro que se extingue poco a poco. Todo está en calma. En el profundo silencio los hachazos continúan."

    ResponderEliminar