miércoles, 27 de febrero de 2013

Lenguaje claro, lenguaje oscuro

Lo oscuro suena importante. Lo dicho con vueltas, más erudito; lo extenso, más complejo y completo.
Sin embargo, muchas veces esos mensajes largos, trabados y rimbombantes esconden pocas ideas. Después de leerlos varias veces, llegamos a la conclusión de que detrás de la apariencia de profundidad no se decía nada.
Y los expertos (los escritores, los que hacen de su día a día una reflexión sobre cómo expresarse mejor con palabras) refuerzan esta idea.
"Lo único verdaderamente subversivo y perturbador es la claridad. Pensemos en Kafka. No hay frases más claras y transparentes que las de Kafka. Y, al mismo tiempo, nadie más perturbador", decía el escritor Edmond Jabès, recordado por Paul Auster.
"Un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas”, sentenciaba Ernesto Sábato.
Julio Cortázar directamente aseguraba: “Creo que ningún escritor tiene derecho a dificultar deliberadamente la lectura al lector: porque esto se llama pedantería o insuficiencia. Es el caso del que no tiene nada que decir y entonces lo dice en un lenguaje muy complicado, para disimular que no está diciendo absolutamente nada”.
Se trata, también, de estilos que se imponen. En el siglo XX el lenguaje se volvió más directo y preciso, y según este estándar se valoró parte de la literatura y el periodismo. A tono con su tiempo (comenzó a escribir a principios del 1900) Eugenio d'Ors recomendaba:
“Entre dos explicaciones, elige la más clara; entre dos formas, la más elemental; entre dos expresiones, la más breve”.
El objetivo era usar un lenguaje no enrevesado, oscuro, artificioso a propósito. Y elegir signos y letras bien para que cada palabra cuente:
“La fuerza de un novelista no radica solamente en su imaginación, sino también en su facultad de exactitud semántica”, decía el narrador checoslovaco Milan Kundera.
Y Mark Twain, escritor, periodista y humorista estadounidense:
“La diferencia entre la palabra adecuada y la casi correcta es la misma entre el rayo y la luciérnaga”.
Pero escribir con un estilo más llano ¿es más fácil? ¿O menos meritorio? Lo contrario. O al menos así lo dicen los autores:
"Escribir con sencillez es tan difícil como escribir bien", declaró una vez el escritor William Somerset Maugham.
Es que pulir, elegir la palabra más precisa, la que diga más con menos, lograr la síntesis supone un mayor esfuerzo. Simone de Beauvoir terminaba así un mensaje:
“He hecho esta carta más larga de lo usual porque no tengo tiempo para hacer una más corta”.
Tal vez la clave la exprese Jorge Luis Borges, en un prólogo escrito ya entrado en años:
"Es curiosa la suerte del escritor. Al principio es barroco, vanidosamente barroco, y al cabo de los años puede lograr, si son favorables los astros, no la sencillez, que no es nada, sino la modesta y secreta complejidad".
Es decir, no se trata de la simpleza por sí misma; no es un culto a lo rústico o a la apariencia de no elaborado. Se trata, más bien, de la claridad para lo profundo y de la delicadeza, la aproximación sutil (pero no por eso indirecta ni disfrazada) a lo difícil de sondear, a aquello que está de fondo, latiendo, con toda su riqueza y complejidad, en nuestras vidas y relaciones.
¿Qué opinan ustedes? Lo conversamos aquí.

23 comentarios:

  1. Muy de acuerdo con casi todas las opiniones aquí vertidas. Y gracias por enviármelo.

    ResponderEliminar
  2. De inmediato recordé a mi querido y admirado uruguayo Horacio Quiroga, en su "Decálogo del perfecto cuentista" (recomiendo su lectura), él propone la llaneza, la depuración de ripios innecesarios.
    Martí aclaraba además que sencillez no es pobre simpleza. Saludos

    ResponderEliminar
  3. considero que resulta muy util poder ver en un sitio como este una reflexion tan interesante...
    nuestros tiempos estan plagados de falsos escritores y oradores donde la grandilocuencia trata de susutituir la falta de sentido y la redaccion compleja la escazes de talento
    he trabajado el periodimo y he sido editora por años y pienso que en este mundo atormentado mejor diga pajaro en lugar de ave para que siempre sea entendido
    gracias por la oportunidad de expresarme

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la frase: TODA MÚSICA ES POLÍTICAMENTE PELIGROSA; creo que es de Tomás Mann, hace pensar y nada dice, o, si?

    ResponderEliminar
  5. La cita de Borges en relación a cómo evoluciona la pluma del escritor, me recordó este hermoso poema de Juan Ramón Jiménez que dice algo similar en torno a la poesía: "Eternidades

    Vino primero pura,
    vestida de inocencia;
    y la amé como un niño.

    Luego se fue vistiendo
    de no sé qué ropajes;
    y la fui odiando sin saberlo.

    Llegó a ser una reina
    fastuosa de tesoros...
    ¡Qué iracundia de yel y sin sentido!

    Más se fue desnudando
    y yo le sonreía.

    Se quedó con la túnica
    de su inocencia antigua.
    Creí de nuevo en ella.

    Y se quitó la túnica
    y apareció desnuda toda.
    ¡Oh pasión de mi vida, poesía
    desnuda, mía para siempre!"

    Saludos. Adriana

    ResponderEliminar
  6. gracias Adriana , muy bello!

    ResponderEliminar
  7. corrijo libros y el trabajo es grande porque la precisión no abunda.

    ResponderEliminar
  8. Excelente. Totalmente de acuerdo con todo, menos la cita de T.Eloy Martinez.
    Significaría que los analfabetos no pueden pensar.
    Pensar es una capacidad humana innata.
    Escribir y luego leer es una invensión del hombre que debío pensar previamente.
    Tal vez quizo decir que con un lenguaje es mas facil pensar, en eso si estoy de acuerdo.
    Carlos Supertino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pense lo mismo. Habria que ver en que contexto lo dijo Eloy Martinez, pero la frase asi recortada suena soberbia y bastante injusta. Mucha gente no sabe leer ni escribir porque no tuvo oportunidad de hacerlo, sobre todo las personas mayores de zonas rurales, y por supuesto que piensan y muchos lo hacen con muchisima claridad. Saludos. Patricia Durand.

      Eliminar
    2. Bueno, tal vez si a "pensar" le asignamos únicamente la acepción de dar una respuesta, pues sí, estoy de acuerdo con ustedes; pero si lo que se quiso decir es que "pensar" es razonar para encontrar la mejor respuesta, la más útil, precisa, elevada o compleja, pues hay que aceptar que a mejor y más rico lenguaje, mejor y más rica respuesta. Todo radica en no aceptar la cita de forma absoluta.

      Eliminar
  9. En ciencias hay un concepto "la navaja de Occam", la hipotesis mas sencilla es la mas probable, esto aplicado al lenguaje (y no solo escrito)daria como resultado esta simpleza y claridad de ideas tan requerida en estos tiempos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Cómo no estar de acuerdo con lo que dice?
    Añadir que la claridad se agradece siempre. En el trabajo del escritor y en todos los ámbitos de la vida ¿no?
    "Primero dime lo que me quieres decir, y luego reflexionamos sobre lo que has dicho, cómo lo has dicho y por qué lo has dicho ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta verdad, claridad y sencillez para poder transmitir una idea o un pensamiento. En mi profesión me canso de ver como rellenan hojas y hojas sin decir absolutamente nada, como si más fuera sinónimo de mejor.

      Eliminar
  11. Todos tenemos una forma de expresar y una forma de entender. Pero el buen escritor siempre será quien sepa manifestar su pensamiento de la forma mas efectiva y simple.

    ResponderEliminar
  12. La flecha vuela para dar en el blanco.

    ResponderEliminar
  13. De acuerdo con el texto, aunque la "modesta y secreta complejidad" puede parecer lo opuesto a lo que se venía diciendo. Como mencionaron de Eloy Martínez, habría que ver en qué contexto lo dijo Borges.

    ResponderEliminar
  14. totalmente de acuerdo. a veces nos complicamos tanto para expresarnos escrituralmente; pero eso solo se logra tambien con la practica.

    ResponderEliminar
  15. Oscar: Borges lo dice en un prólogo que aparece en sus obras completas como para explicar la evolución de su estilo (de "vanidosamente barroco" a una sencillez que de fondo apunta a una "modesta y secreta complejidad").
    Carlos y Patricia: sí, seguramente Tomás Eloy Martínez quiso referirse a cómo la lectura puede ayudar al pensamiento (y al usar la primera persona plural, habla de su propia experiencia). No parece querer desmerecer a otros.
    ¡Muy gracioso, Daniel!
    ¡Muchas graias por todos los aportes!

    ResponderEliminar
  16. Haciendo del día a día una reflexión me perturba tanta claridad ya que lo oscuro si que me interesa.Me late su riqueza es vida porque lo mio son las relaciones que entre explicaciones formas y expresiones cuenta con la síntesis del mayor esfuerzo.Firma. Modesta y secreta complejidad/rvdrhayr

    ResponderEliminar
  17. Yo me quedo con la frase de Julio Cortazar que dice “Entre dos explicaciones, elige la más clara; entre dos formas, la más elemental; entre dos expresiones, la más breve” considero que una pequeña palabra te lleva a un gran entendimiento, aunque hay libros para todo y para todos, los cuales podemos añadir la imaginación para una mayor comprensión.

    ResponderEliminar