jueves, 23 de agosto de 2012

Borges, el precursor


Jorge Luis Borges murió en 1986. Y había dejado de ver (de caminar, de mirar ciudades, y de leer y escribir por su cuenta) cuando se quedó ciego, promediando la década del 50. No obstante, pudo entender como pocos el paradigma intelectual del siglo XX; tanto que, como ya ha sido señalado en ocasiones, algunos de sus cuentos prefiguran, en cierto modo, los aspectos esenciales de la herramienta tecnológica que más usamos hoy, Internet.
En su escritura, Borges cultivó una variedad de géneros: poesía, ensayos, crítica literaria y narrativa (cuentos policiales, fantásticos, humorísticos…). Dentro de toda esta diversidad, sin embargo, los temas fueron pocos: el destino, Dios, el tiempo, el estatus de la realidad, la tradición literaria. Y es en relación con estos tópicos que en sus ficciones (a veces fantásticas) aparece la alusión a espacios y lógicas que tienen un sorprendente  parecido con las formas en que actualmente producimos y compartimos conocimiento.
Algunos ejemplos. En “La biblioteca de Babel”, la identificación del universo con un espacio virtualmente infinito de depósito del saber: “El universo (que otros llaman la Biblioteca) se compone de un número indefinido, y tal vez infinito, de galerías hexagonales”, llenas de anaqueles con libros.

“El Aleph”, nombre dado al cuento por "el lugar donde están, sin confundirse, todos los lugares del orbe, vistos desde todos los ángulos", parece anticipar la extraña viabilidad de un espacio que concentre todo el "inconcebible universo".
Y, también, la misteriosa enciclopedia de autoría anónima, que propone incluso mundos inventados, como en el relato “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”; o “El jardín de senderos que se bifurcan”, que postula la posibilidad de un tiempo y un destino coexistentes con otros tiempos y destinos, con la posibilidad, en definitiva, de varias vidas a la vez, lo que equivaldría hoy a las identidades paralelas habilitadas por la práctica recurrente de usar, en las redes sociales, distintos avatares, perfiles y biografías.
Muchas son las formas de ingresar a la vasta y rica literatura de Borges. La que les proponemos esta vez es solo una entre varias, con el deseo de que sirva como excusa para releerlo hoy, 24 de agosto de 2012 (o casi), cuando se cumplen 113 años de su nacimiento.

14 comentarios:

  1. Emilio Bernal Labrada23 de agosto de 2012, 20:33

    Estupendo. Una cosmovisión de omnímodos alcances, la de Borges (a quien tuve el privilegio y honor de entrevistar).
    Emilio Bernal Labrada

    ResponderEliminar
  2. Carlos A.Supertino24 de agosto de 2012, 0:22

    Me parece a mi que mas que las multiples personalidades que uno pueda simular en la red, a lo que borges se refería es a lo que hoy manejan ya con familiaridad los físicos y es a los universos paralelos en donde cada existencia es real para ese universo. Ver Michio Kaku, F.A.Wolf y otros.
    Carlos

    ResponderEliminar
  3. Soy el autor de El Secreto de Borges .Estudie su obra durante 9 años y en 1988 salio la 1* edición.En el año 1991 la 2da. aumentada y mejorada. Recibio premios de SADE y Seecretaria de Cultura de la Nación. Se tradujo al francés y al inglés. En 1996 publico El alma de El Aleph y también lo hace Libros en Red.Nunca hable personalmente con Borges. Solo a traves de sus obras.Su acierto lo ceritifica Estela Canto.

    ResponderEliminar
  4. aún no entiendo por qué pero Las ruinas circulares es un cuento que he releído unas 100 veces y no exagero, que tipo tan especial era este Borges

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchas gracias por todos los comentarios y aportes!
    (Ylich, efectivamente, Borges es adictivo... y cuanto más lo leemos, más logros le descubrimos, ¿no?)

    ResponderEliminar
  6. Miguel Ángel Rocha24 de agosto de 2012, 13:59

    Es curioso como el mejor escritor del Siglo XX, según mi perspectiva, y la de quien fue mi profesor y amigo Antonio Alatorre, indagó en los confines de las concepciones humanas, al tiempo que en la vida real reivindicó el derecho perverso de la indignidad. (No olvidemos que, entre otras cosas, felicitó a Franco y a Pinochet por sus más bestiales acciones.) Parece que en la ficción encontró la verdad, y en la realidad, la mentira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. " Parece que en la ficción encontró la verdad, y en la realidad, la mentira."
      Impresiona esto que has escrito, M. Angel, ya que se parece un poco a eso de los universos múltiples... Parecería que Borges convivió en sus universos con los opuestos.

      Eliminar
  7. Así que Borges ahora es el Internet. Pero, ¿qué halla uno en la Internet sino comentarios de comentarios, de comentarios, infinitos, eso sí, en su estupidez? Sería cierto si Borges hablara de la Tautología: la estupidez es tautológica. No sé si estoy equivocado, aunque creo que no, porque un libro puede leerse de modos infinitos. Uno de ellos es la estupidez. A mí me parece que Borges hacía lo contrario: La erudición.

    ResponderEliminar
  8. Es curioso como por estas apreciaciones de caracter meremente subjetivo, los grandes literatos de estocolmo no hubiesen dado el premio nobel a quien mas lo ha merecido en la historia de la literatura universal.La perdida de la objetividad no puede ser el principio rector de estas organizaciones y los escritores deben juzgarse por sus obras, no por su vida personal,sus opiniones politicas, religiosas etc. Borges es magico,infinito,real,contradictorio, soberbio y ante todo embriagante.

    ResponderEliminar
  9. Al igual que miles, quizás millones de lectores, he leído con avidez las obras que dejó este gran escritor para la posteridad. Lamenté como muchos que no hubiese recibido el premio Nobel de literatura y sentí como mía la fatalidad de su paulatina e inexorable ceguera y luego su muerte que nos dejó huérfanos de su pluma inigualable. Sin embargo, como pedagogo de oficio, estuve en desacuerdo con uno de sus escritos, porque lo consideré negativo para la adquisición de ciertos valores en la formación de jóvenes y niños.
    Me refiero a "INSTANTES" que es casi un poema de todos conocido y que yo ATREVIDAMENTE refuté en unas cuartillas que llamé "LEYENDO A BORGES" y que no se, si sea demasiado larga para incluirla en este comentario. Lo intentaré de todos modos, no sin antes ofrecerle mis mas rendidas disculpas al ilustre argentino.

    ResponderEliminar
  10. Me pueden informar cómo hago para adjuntar un escrito de unas 3 ó 4 cuartillas que escribí sobre Borges?
    Intenté copiar y pegar en el cuadro de comentario, pero nada ocurrió. Gracias por la ayuda.

    ResponderEliminar
  11. Estimado José Vicente:
    ¿Se refiere al texto que comienza "Si pudiera vivir nuevamente mi vida, en la próxima trataría de cometer más errores.
    No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más"...? Hace un tiempo se ha establecido de forma concluyente que está falsamente atribuido a Borges, él no es su autor.

    En cuanto a pegar un texto largo, es cierto, lamentablemente no se puede... pero puede poner algunos fragmentos (de a dos o tres párrafos) sucesivas veces.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  12. SEÑORES
    LIBROS EN RED.
    CRÉANME QUE ME CAUSAN UN ALIVIO INFINITO AL INFORMARME QUE "INSTANTES", NO PERTENECE A LA MUY DOCTA Y PROFUNDA PLUMA DE JORGE LUIS BORGES.
    ESO ME DEVUELVE LA AHORA INDECLINABLE ADMIRACIÓN POR EL GENIO ARGENTINO.
    MI ESCRITO "LEYENDO A BORGES" YA NO ES NECESARIO PUBLICARLO, PUES AL NO SER BORGES EL AUTOR DE "INSTANTES", MI RESPUESTA YA NO TIENE SENTIDO... MUCHAS GRACIAS Y !!QUÉ VIVA BORGES!!

    ResponderEliminar