jueves, 29 de septiembre de 2011

La normativa en debate

La edición 2010 de la Ortografía de la lengua española ha despertado —en menos de un año de vida— mucha polémica.

Decisiones como el cambio de nombre de ciertas letras:
"La letra v tiene dos nombres: uve y ve. El nombre uve es el único empleado en España, pero también es conocido y usado en buena parte de América, donde, no obstante, está más extendido el nombre ve. Los hispanohablantes que utilizan el nombre ve suelen acompañarlo de los adjetivos corta, chica, chiquita, pequeña o baja, para poder distinguir en la lengua oral el nombre de esta letra del de la letra b (be), que se pronuncia exactamente igual. El hecho de que el nombre uve se distinga sin necesidad de añadidos del nombre de la letra b justifica su elección como la denominación recomendada para la v en todo el ámbito hispánico."
o la adaptación al castellano de ciertas voces extranjeras para llegar a formas como “balé” (de ballet... por si no lo reconocen) o “pirsin” han suscitado desde antipatías tibias hasta críticas lapidarias (y no solo a la obra en particular, sino a toda la institución de la Real Academia).

Tomemos la palabra de algunos escritores. La fundamentación mordaz, por ejemplo, de Javier Marías a favor de mantener la tilde para el adverbio "solo":
"¿Por qué no permitir que cada hablante opte por “truhán” o “truhan”, como aún puede hacerlo (por suerte) entre “solo” y “sólo”, “este” y “éste”, “aquel” y “aquél”? La posibilidad de seguirles poniendo tildes a estas palabras no es para mí irrelevante. ¿Cómo saber, si no, lo que se está diciendo en la frase “Estaré solo mañana”? Si se la escribe en un mail un hombre a su amante, la diferencia no es baladí: sin tilde significa que estará sin su mujer; con tilde que mañana será el único día en que estará en la ciudad. No es poca cosa, la verdad. Por menos ha habido homicidios".
Otros autores, como Ángeles Mastretta, aprovecharon para reavivar viejas causas:
"Ya no quiero aprenderme de nuevo las contra reglas de las reglas. Ya mi litigio viene de tan lejos como el tiempo en que le quitaron el acento a los monosílabos. Fe y fue sin acento se ven horribles. Tenemos una Academia prescriptiva. Cosa de hacerle y no hacerle caso, según nos guste".
Pero no todo es negativo. Enrique Serna piensa en que algunos cambios pueden ayudar a facilitar el aprendizaje de la lengua escrita:
"Creo que la eliminación del acento diacrítico les quitará muchos quebraderos de cabeza a los estudiantes. Supongo que la intención de estas reformas es simplificar la ortografía del español, y por lo tanto, las considero benéficas".
y Antonio Ungar directamente defiende el dinamismo lingüístico, a la vez que minimiza su impacto:
"Me parece que la Academia va siempre detrás de la lógica y el sentido común de los hablantes, que son quienes transforman el idioma. No hay que tenerles miedo a los cambios, sin mezclas y cambios hechos por la gente en la calle, todos seguiríamos hablando latín. Creo que los últimos cambios ortográficos propuestos por la Academia son muy menores, casi insignificantes".
Lo interesante ahora es saber qué piensan ustedes de estos cambios. ¿Les parece que reflejan mejor la ortografía actual o que la simplifican en exceso? ¿Les parece que procuran una necesaria homogeinización de la lengua o que, por el contrario, imponen una uniformidad que no existe ni debería existir? Aquí se listan las modificaciones normativas más importantes. Y aquí escuchamos sus opiniones.

25 comentarios:

  1. Hay que detenerse a analizar los motivos que se analizaron para realizar estos cambios.
    Haciendo una burda similitud: En todo el mundo hay leyes que sancionan a quienes conducen en estado de ebriedad, para intentar evitar accidentes e incluso muertes. Aún así sigue habiendo personas que conducen ebrias ¿Qué se hace? ¿Es mejor educar para evitar conducir en estado de ebriedad? ¿Aceptamos que el estado de ebriedad es "natural" a estas alturas de la vida, o incluso luego de una celebración importante? ¿Aceptamos que se use mal el lenguaje y lo adaptamos a ello o educamos para que se use de manera correcta?

    ¿Enseñar para corregir o corregir lo que enseñamos?

    ResponderEliminar
  2. UVE > Unión de Vecinos Educados ? NO es el nombre de una letra
    DOBLE UVE > El nombre de una bebida que hace recordar al Whisky.
    Y los comentarios de Javier Marías..."No es poca cosa, la verdad. Por menos ha habido homicidios".
    Muy buena la nota en verdad.
    Los sonetos de Bermudez son impagables, recordarlos ha sido un regalo

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que tienda a simplificar las reglas de ortografía debe ser bien venida. Por otro lado, pretender imponer nombres como uve para la v corta es mucha pretensión. Eso no cambiará una antigua costumbre.
    F.F.M.

    ResponderEliminar
  4. Unidad no es uniformidad. Si alguna cosa debe hacer la lengua escrita es, precisamente, ser capaz de recoger y reflejar su variedad oral. Personalmente seguiré apegado a la costumbre aprendida. No por nada, sino porque así suena como hablo el castellano y no voy a ceder a los antojos de unos académicos que, en lugar de simplificar, complican.

    Está bien que se simplifique la ortografía para facilitar su aprendizaje. Pero andémonos con cuidado si, como se desprende de algunas de las últimas modificaciones decretadas por la Academia, ello pone en peligro la correcta comprensión de lo que hemos escrito. A veces, la ausencia de una simple tilde puede mandar al traste la correcta comprensión de todo un texto.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. El es que la RAE castellaniza muchas palabras de manera incorrecta. «Ballet» es un ejemplo: Nadie que yo conozca dice «balé», sino «balet», siempre se pronuncia la t final. ¿Por qué no usar entonces «balet»? ¿termina en t, y eso no es muy castellano? Bueno, si cambian tantas cosas, podrían cambiar una regla.

    Otro ejemplo ESPANTOSO es la palabra Güisqui. Hay que haber tomado bastante Whisky para pronunciar la palabra así. Ni siquiera la RAE en su definición de «w» dice que se pronuncia «gü...». Hasta (quizás) hubiera tolerado que lo escribieran «uisqui»; pero no con g y diéresis en la u.

    ResponderEliminar
  7. Me faltó la palabra «problema» en mi comentario anterior. Empezaría «El problema es que la RAE...».

    Disculpas por el error.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, so pena de parecer sabihondo, me permito destacar que, al proponer 'cuórum' (adaptación del latinismo 'quorum') como ajustada a las convenciones gráfico-fonológicas del castellano, los académicos de la RAE incurren en contradicción consigo mismos. Según creo recordar (y corríjaseme si en ello estoy equivocado), el castellano no admite a fin de palabra otra consonante nasal que no sea 'n'.

    ¡Señores académicos, los han pillado in fraganti! (¡Qué bien queda la cursiva!)

    ResponderEliminar
  9. El idioma es dinámico, sufre cambios, pero no a causa de lo que decida la Real Academia. El acento diacrítico no no ha sido modificado por los hablantes sino por la Academia. ¿Por qué esa alquimia, tratando de poner la carreta adelante de los bueyes? ¿No sería mejor ir detrás de los hablantes y modificar cuando la costumbre lo indique?

    ResponderEliminar
  10. Para nos, que impartimos el español en tierra extraña, nos parece una lindeza de la academia intentar unificar en uno solo el castellano personalizado de cada país hispano.
    los textos hablan de Español internacional y, nada mas lejos de la realidad, pues se mezclan los términos de los distintos países castellano hablantes y, esto no es realmente el idioma español.
    Así que he de explicar constantemente los distintos significados y modismos según el país, aunque lo resumo fácilmente en esto es español y esto es castellano de Perú, o de Argentina, o de México, y así sucesivamente.
    A propósito si te invitan en Brasil a comer peru, no es el país, es un ave parecida al pavo

    ResponderEliminar
  11. Muchos dicen que yo tengo muy buena ortografía, sin embargo estoy con el cambio. Creo que fue García Márquez el que propuso una modificación a fondo. Seamos honestos: que diferencia hay entre esto y ke diferensia ay entre esto... Fonéticamente ninguna, es el contexto el que le dá la intención a la frase. Se escucha igual "Me voy a casar" que "Me voy a cazar" ahora si el que lo dice tiene una escopeta o va de cacería o ya odia a su mujer antes del matrimonio. El sentido lo dá el contexto. ¿Podemos imaginar un mundo sin q y c reemplazado por k o sin v y todo con b y así?... Actualicemos, tenemos un lenguaje ideal (casi se escribe como suena) para que las máquinas y nosotros nos comuniquemos sin problemas y los problemas los dan las reglas ortográficas... Pero la flojera de nosotros las generaciones de mas de 50 años somos el problema. "¡RENOVARSE O MORIR!" (ya los primeros sintomas se dan en los chat de internet y es la gente l que hace los lenguajes, no las normas). Gracias

    ResponderEliminar
  12. Estimado don Francisco:
    la letra v se nombra uve en España y solamente en España que es el país de origen del Castellano que culturizara América latina y, en donde, gracias a las distintas culturas, se modifico creando castellanos con sangre del propio nativo de esos países.

    ResponderEliminar
  13. En cierto período de la gramática se denominó B labial a la B alta y V labiodental a la V, indicando con ello una forma distinta de pronunciación, que por supuesto pocos siguen. Y lo mismo ocurre en México con las diferentes formas de pronunciación de la X.

    ResponderEliminar
  14. Reconozco que algunos cambios eran necesarios, pero los hay me niego a aceptar. El cuento de que el contexto siempre es suficiente no me lo creo. Yo seguiré poniendo tildes diacríticas (y ya hablaremos con quien me las tache) a mis queridos pronombres demostrativos y mi estimadísimo 'sólo'. Aunque palabras con la misma fonética, creo que es necesario diferenciarlas en la grafía. Hablando podemos tener el contexto necesario, pero puede no ser suficiente cuando se escribe. Creo que el ejemplo de Javier Marías lo deja claro.
    ¿Y lo del nombre de la 'v'? ¡Ja! No sé si SirKarlan está en lo correcto con que sólo (viva la rebeldía) se utiliza en España. Lo que sí puedo decir es que en Argentina nunca había escuchado ese nombre y de pequeña aprendí que la la 'b' era labial y la 'v' labiodental, no sin darle más de un dolor de cabeza a aquella maestra sacrificada que se esforzó mucho en que aprendiera a pronunciarlas bien, para que al año siguiente me dijeran que no era tan importante. Al llegar a Barcelona no sólo me encontré con un castellano ligeramente diferente, sino también una nueva lengua, el catalán, y entré en la secundaria sin saber una sola palabra. Nunca olvidaré que el primer día de clase un profesor se negó a dar la clase en español y mis compañeros, en un acto de complicidad, me dieron a copiar las respuestas del ejercicio, cosa que no hizo gracia al Sr. Profesor. A sus espaldas comenzaron a deletrearme palabras por lo bajini. Para el recuerdo quedará la frase "Els raigs UUB" ("Los rayos UUB", donde 'UUB' equivaldría a 'UV').

    Las adaptaciones son todo un mundo. La primera vez que leí 'güisqui' pasé de la sorpresa inicial a la indignación por semejante desprósposito a la palabra, y acabé riéndome del asunto por no llorar. Mientras pueda usar libremente la cursiva seguiré también apegada al 'quorum' y 'whisky' (la palabra, no la bebida en sí... Aunque leyendo ciertos cambios...)

    El tema da para mucho... Lástima que la última palabra la tengan unos pocos...

    ResponderEliminar
  15. No seré muy bueno en lingüística pero si sé la diferencia entre:

    ¡Estoy triste por la pérdida de mi mujer que estoy triste por la perdida de mi mujer!

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué interesantes y atinados todos los comentarios, en su diversidad!

    Niel: está el caso de "médium", aceptado por la Academia, como ejemplo a mano que se nos ocurrió de palabra terminada en "m".

    Eduardo, lo de "ballet" nos llevó a hacer un testeo de usos... y al parecer, algunos pronuncian "balé", otros "balet" y otros un relajado "baleth" (queremos representar con esto una "t" suave, casi insinuada).

    Una idea aquí expuesta parece irrebatible: la de que la Academia registre, no imponga, usos (en un artículo que circula por Internet aparece esta definición: "La Academia debe ser escribana -en el sentido de 'registradora'-, no jueza -en el sentido de imponer algo-").

    Y también es interesante la pregunta de CK: "¿Enseñar para corregir o corregir lo que enseñamos?" como buen resumen del dilema de fondo. ¿Se debe tender a adaptar la norma al uso o se debe tender a adaptar el uso a la norma?

    Creemos que sin duda lo primero debe ser la adaptación de la norma al uso... y luego, solo un poco, ocuparse de estandarizar los usos con una norma común para asegurarnos de que todos los hispanohablantes nos entendemos cuando nos manejamos a través de la lengua escrita.

    Muy interesante todo... ojalá siga la refleción conjunta.

    Y coincidimos: ¡"güisqui" es aberrante!

    ResponderEliminar
  17. Es cierto que mucha gente no sabe colocar las tildes en las palabras, que tampoco están habitudados al uso de los signos de puntuación, etc. Esto no significa que no se debería aprender el uso de las mismas, sobre todo para los llamados literatos (autores, etc.). Porque no es lo mismo él que el, este que esté, esta que está, mas que más, como que cómo, que - qué, si que sí, lástima que lastima, última que ultima; el hecho de tener o no la tilde hace a las palabras completamente diferente, tanto así que en otros idiomas se escribirían completamente diferentes una de la otra. Y hablando de las últimas dos palabras listadas, es una lástima que la RAE ultime el uso escrito de la tilde y como si fuese poco eso, se ponga a "castellanizar" muchas palabras que vienen de otros idiomas y que son conocidas mundialmente por su forma nativa, como por ejemplo Whiskey. Diganme donde en el mundo con uso del alfabeto latino, van a ir a una tienda de licores, o un supermercado y encontrar dicha bebida escrita de una forma diferente a la original??

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. La simplificación del idioma castellano lo que hace es eso: simplificarlo hasta el exterminio. La evolución de las palabras jamás se ajustó al uso que hace el hablante de ellas. Tiene que darse un tiempo más que prudencial para que la paranorma sea norma. Cambiarle el nombre a la V no me preocupa tanto, pues ha vuelto a su origen, el latín. La ausencia de acentuación siempre que respete la regla original tampoco es inconveniente. Ahora, la simplificación de c / s / z, porque guste o no, cada uno de esos fonemas tienen sonido diferente, es una aberración. Y la ortografía muchas veces se relaciona con el origen en la formación del vocablo. Mis saludos

    ResponderEliminar
  20. No puedo estas más de acuerdo con Mastretta, sigo escribiendo "fé" y "fué" con tilde...estudiar el castellano es un placer y es nuestro deber cuidarlo, es la cultura que plasmamos en papel.

    ResponderEliminar
  21. El idioma se va ajustando a los usos de cada país, y aunque el "castellano" o "español" viene obviamente de España, los demás países tienen sus costumbres propias, encontrando que (según conversación que tuve con mi marido español) "ameritar" es un verbo casi en desuso en España, pero es común usar "incordio". En mi país (Guatemala) es "incordio" la palabra que no se usa. Mi mente diferencia la pronunciación entre "cacería" y "caserío", no sé explicar cómo, pero uno sabe cuando pronuncia una "c" y una "s". La simplificación me parece más una manera de justificar la actual falta de enseñanza a los jóvenes y la falta de interés de éstos en aprender gramática y ortografía, prefiriendo poner "xao" en vez de "adiós".

    ResponderEliminar
  22. Creo que esta bien que se hagan cambios, constantemente hay que avanzar, pero a su vez viendo la realidad las generaciones atrás en su mayoría tenían una buena ortografía, recuerdo que aquí en México, los maestros impartieran la materia que fuera, nos corregían la ortografía, se preocupaban y ocupaban, actualmente veo los cuadernos de mis sobrinos y a el maestro de matemáticas o cualquier otra materia que no sea español le vale la ortografía se dedica sólo a calificar que las tareas que ponga estén bien resueltas. Reviso sus cuadernos y realmente es penoso que tengan tantas faltas de ortografía. Tengo conocidos que siendo profesionistas están peor, y en este sentido pues que bueno que hagan eso ya que les facilitan las cosas a los que nunca se ocuparon en ponerle atención a la ortografía.

    ResponderEliminar
  23. Personalmente lamento muchos de los cambios, las tildes son fundamentales cuando las palabras tienen más de un sentido, coincido con muchos comentarios que la "castellanización" de ballet, whisky y otros es aberrante!!! prefiero que los que no saben lo escriban mal y no que todos debamos adoptar semejantes vocablos.
    Es real que desde hace bastante tiempo, la enseñanza de la gramática y la ortografía deja mucho que desear, no más dictado ni enseñanza de las reglas hasta que se aprendan hasta las excepciones!!
    Sin embargo, no quiero parecer cerrada a los cambios, reconozco que desde la aparición del chat y el mensaje de texto hay una nueva escritura relacionada con la velocidad de la misma y parece con una nueva codificación de comprensión tácita entre los adolescentes y que los adultos debemos utilizar para no quedar incomunicados. Pero de ahí a aceptar que se simplifique el lenguaje escrito formal hay una gran brecha, espero poder seguir escribiendo con la ortografía que aprendí y que las reglas nuevas sean opcionales. Gracias por permitirme opinar. Lucía

    ResponderEliminar
  24. Respecto al asunto de la V y la B, no suenan exactamente igual. La primera es casi soplada ya que su pronunciación es labiodental; y la segunda parece explotar, pues su pronunciación es labial. En todo caso, si quisieran simplificar, y así lo demandan hoy los jóvenes con su pésima escritura, deberían dejar una sola B. Todos estaríamos felices. Sería el contexto quien definiría el significado de vaca y baca, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  25. Creo que todo va en la poca costumbre de leer, nunca me aprendí todas las reglas de acentuación, pero si se muy bien como´se escribe cada palabra, muchas veces he tenido dudas, pero al ver la palabra, me doy cuenta si esta o no bien escrita.
    Cada vez, las personas quieren simplificar las cosas, escriben en mayúsculas, para no acentuar las palabras, hasta incluso han confeccionado un nuevo lenguaje, para hacer sus textos por celular. y todos no estamos en esa mira.

    ResponderEliminar