jueves, 22 de julio de 2010

20 años de la muerte de Manuel Puig

Hoy, 22 de julio de 2010, se cumplen veinte años de la muerte del escritor argentino Manuel Puig.

Autor, sobre todo, de novelas (entre las que se destacan La traición de Rita Hayworth, Boquitas pintadasPubis angelical y El beso de la mujer araña), Puig se caracterizó por escribir obras novedosas para la época, que tomaban las manifestaciones de la desprestigiada cultura de masas como materia prima y jugaban con los estereotipos de género (tanto literario como sexual).

En palabras del crítico literario (y también escritor) Ricardo Piglia*:
Una rosa es una rosa. La apoteosis de Manuel Puig es el film de Woody Allen La rosa púrpura del Cairo que es, por supuesto, un homenaje explícito al mundo del narrador argentino. Esa muchacha sencilla y mal casada, especie de Madame Bovary fascinada por el cine, es una heroína típica de Puig. Y la historia parece sacada de sus novelas (si bien Puig es mucho más sutil y alusivo). El cine plagia el mundo de quien supo encontrar en el cine el modelo mismo de su imaginario.

La educación sentimental. El gran tema de Puig es el bovarismo. El modo en que la cultura de masas educa los sentimientos. El cine, el folletín, el radioteatro, la novela rosa, el psicoanálisis: esa trama de emociones extremas, de identidades ambiguas, de enigmas y secretos dramáticos, de relaciones de parentesco exasperadas sirve de molde a la experiencia y define los objetos de deseo. Puig ha sabido aprovechar las formas narrativas implícitas en ese saber estereotipado y difuso.
*La Argentina en pedazos (Urraca, 1993).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada